Martes, 12 Nov,2019
Opinión / OCT 14 2019

Cambio climático

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La última cumbre de la ONU abordó como tema central, el cambio climático, en momentos en que el planeta suplica a gritos más cuidado y demanda más atención. Garantizar su sostenibilidad enfocada predominantemente al cuidado del medio ambiente y todos los componentes socioeconómicos y culturales implicados debe ser la matriz de cualquier propuesta gubernamental, gremial o empresarial. Ahora es el movimiento global de jóvenes estimulados por la simbólica acción de Greta Thunberg los que reclaman responsabilidad con el planeta.

Los nuevos tiempos, dice Brigitte Baptiste, “requieren formarnos en sostenibilidad para que todo emprendimiento, público o privado individual o colectivo, sea fructífero y este en armonía con la funcionalidad de los ecosistemas…” —Espectador 5- 9-19—.

Juliana Acosta J., directora de desarrollo rural sostenible de la gobernación del Quindío, nos alerta de como “el cambio climático nos está llevando a temperaturas extremas. Cuando se agreden los ecosistemas, se quita a la tierra la capacidad de regenerarse y regularse… —LA CRONICA 7-10-19—.

Mientras tanto Nicolás Uribe, columnista de El Espectador, resalta que sectores cada vez más amplios de la sociedad “exigen más de las empresas y quieren verlas comprometidas no solo con la satisfacción de los intereses de sus propietarios, sino también directamente vinculados en causas sociales, asumiendo posiciones éticas sobre el entorno, compenetrada con sus comunidades, ahí están por ejemplo, las cuestiones ambientales y de salud pública…” —El Espectador 6-10-19—.

Así que proponer proyectos sin soporte climático es en la actualidad una necedad que muestra desconocimiento, falta de credibilidad y sensibilidad frente al calentamiento global o militancia con los negacioncitas del cambio.

No pocas veces en este mismo espacio he propuesto que además de valorizar económicamente el territorio lo valoren desde el punto de vista cultural y ambiental, que no lo ferien proponiendo crear un ambiente para los negocios sin condicionamiento alguno. El documento 'Proponer 2020-2023, estrategias para la productividad, la competitividad y el empleo en el Quindío', parece adolecer de este vacío.

Dice Estrada Reveiz, presidente de la cámara de comercio, que el documento cuenta con cuatro pilares: 1. consolidación de una política de desarrollo productivo, disponiendo recursos para la agencia de inversión 2. Infraestructura para la competitividad: vías primarias, secundarias, tercerías y conectividad 3. Propiciar condiciones adecuadas para incentivar creación de empresas, atraer inversión y fortalecer negocios existentes y 4. Fortalecimiento institucional, alianza regionales para generarle gobernanza a la propuesta invitando a gremios, parlamentarios, gobernantes y a la Cámara de Comercio —LA CRÓNICA 1-10-19—. Obsérvese que por ningún lado aparece mencionado el problema central que preocupa al mundo de hoy. La arquitectura de la propuesta carece de cimientos que soporten los pilares.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net