Jueves, 12 Dic,2019
Coctelera / NOV 15 2019

Coctelera

En esta edición de la coctelera:

Con sombrilla

María Fernanda Aristizábal, nueva reina nacional de la belleza, llegó y alegró a los quindianos con la presentación en público y con desfile propio de su triunfo como la mujer más hermosa de Colombia y digna representante del país el próximo año al certamen universal. El día fue frío, gris y a ratos lluvioso y si no es por la sombrilla providencial del edecán asignado, Mafe se hubiese emparamado. Lo que se percibió fue una logística por ratos raquítica y aunque estuvieron allí en insospechado oportunismo alcalde y gobernador, ninguno de sus equipos de protocolo y logística cayó en cuenta de haberle asegurado mejores condiciones, o dicho mejor, condiciones dignas de reina a la soberana quindiana. Se impuso la espontaneidad y el carácter sonriente y muy popular de María Fernanda, que todo el tiempo estuvo más pendiente de compartir la alegría con la gente, que de algunas precariedades protocolarias y desatenciones, propias de quienes no apoyaron ni auspiciaron esta apuesta de la belleza quindiana, pero que, eso sí, estuvieron atentos a las fotos y videos, para quedar como parte o pedacito de la victoria obtenida por esta joven armenia.

Oportunismo puro

Aunque era mínimamente obvio que las autoridades locales estuvieran pendiente de la llegada de la nueva reina nacional, para muchos sectores de la opinión ciudadana y periodística, la aparición de repente del gobernador Carlos Eduardo Osorio y del alcalde Óscar Castellanos, tuvo un tufillo a oportunismo puro. En ambos casos, recibir y desfilar cerca a la reina e intentar reivindicarse con alguna exaltación, no alcanza a enmendar el desamparo oficial en términos económicos y de respaldo institucional con los que debió contar la representante de la belleza quindiana. Había muchas formas de apoyar a la reina y lo cierto es que la platica no apareció y si no es por el liderazgo titánico de sus padres y familiares, Mafe hubiese pasado más dificultades. Igual, nuestra reina desde su carisma soberano acogió a los mandatarios, pero alcanzó a sentirse algo de distancia con los que tantas veces les tocaron las puertas antes de iniciar la odisea de Cartagena.

¿Mordió el anzuelo?

En medio de la euforia de la reina, refundida en la alegría de sus seguidores, hubo un momento en el cual mientras entregaba declaraciones a los medios de comunicación, fue preguntada por el paro nacional del próximo 21 de noviembre, ante lo cual María Fernanda, de manera desprevenida dijo que era una buena oportunidad para que el presidente Duque escuchara la opinión de los colombianos que tenían algunos reclamos en ciertos temas. Aunque sonó a invitación y de alguna manera tiene coherencia esa respuesta con su admiración y apoyo a lideresas sociales del país, para algunos fue una declaración desafortunada o inoportuna, dada la hipersensibilidad que despierta un tema como estos, y que no es precisamente del primer resorte y competencia de la agenda de la reina. Digamos que fue más una ‘primiparada real’.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net