Coctelera / JUL 08 2020

Coctelera

Preparamos un coctel informativo con una valla en el lugar equivocado, otro mal para los restauranteros y el fallo favorable de la PGN para un quindiano.

Antipática bienvenida

Los residentes en Armenia y los visitantes, cuando entran a la Ciudad por el norte, a la altura del parque Los Aborígenes, tienen como ´cálido recibimiento´ una gran mancha gris. En todo el centro de la glorieta junto al parque, también enmalezada, permanece una gigantesca valla del Ejército que bien podría estar en otro sitio y dejar ese punto, como sucede en muchas ciudades del país, para instalar allí una obra de arte que resalte los atributos del PCC o que enaltezca la ciudad y el departamento. Hay una escultura a la que le falta poco para estar lista, es un yipao cargado obra del maestro Henry Villada, contratada por la alcaldía pero a la que no le paró bolas el designado alcalde Óscar Castellanos. Si a Villada le cumplen con el contrato que tiene firmado la obra sería una realidad en muy poco tiempo y tendría Armenia en lugar de un frío parche de aluminio en plena rotonda, una hermosa escultura para darle continuidad a una ruta de esculturas y murales en la ciudad.


A no dar papaya

Mucho han hecho los restauranteros para tratar de sostener sus negocios luego de que la pandemia les vinagrara sus días productivos. Con domicilios lograron tener un pequeño flujo de caja y algunos, ante el impedimento de recibir comensales, han optado por atraer clientela hasta los restaurantes y llevarles la comida empacada hasta el carro, lo cual es permitido. El problema es que los conductores, en lugar de recibir la comida y retirarse, se quedan estacionados por largos periodos y en algunos casos generan congestión en las vías públicas. Por eso, la Policía, en cumplimiento de su deber, ha tenido que actuar, requiriendo a varios de los clientes y requisando vehículos, lo cual ha generado molestias. Por eso, en la reunión con el alcalde designado, la semana pasada, los empresarios del sector gastronómico pidieron que intercedieran por ellos ante la Policía y ese fue el compromiso.

Absuelto

Como un pequeño triunfo que celebra en familia, calificó Ricardo Arias Mora, expresidente del Fondo Nacional del Ahorro, la decisión de la Procuraduría General de la Nación de absolverlo de la investigación en su contra por un posible sobrecosto en la adquisición de una nueva sede para la entidad que él dirigía. El concepto de la PGN es que Arias Mora no vulneró el manual de contratación en el negocio cuyo valor rondó los $80.000 millones.  Los reproches del órgano de control tuvieron su origen en la compra de la sede efectuada en 2012 y alegó en su momento que para tal negocio se debieron solicitar varias cotizaciones y que el precio final del inmueble estuvo muy por encima de los casi $35.000 millones en que el Agustín Codazzi había avaluado el inmueble.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net