Jueves, 12 Dic,2019
Editorial / OCT 13 2019

Como Francisco

Mensaje pertinente para estos tiempos y días de elecciones en los cuales en todo momento se pone a prueba la sensibilidad de candidatos frente a los graves problemas que azotan al territorio.

Como Francisco

Ejemplarizante resultó el experimento social y espiritual que llevó a cabo el señor obispo de Armenia, monseñor Carlos Arturo Quintero, al disfrazarse como habitante en situación de calle e ingresar al auditorio en el cual un grupo importante de personas esperaban por su charla orientadora sobre la pastoral diocesana. Un plan diocesano de pastoral es un instrumento al servicio de la misión evangelizadora de la iglesia, para orientar en una misma dirección la acción pastoral de la comunidad diocesana. El plan pastoral manifiesta la comunión de la iglesia y facilita su misión. Es una hoja de ruta que hace parte del ejercicio de la fe y la comunión del creyente con su propósito y misión de servicio y amor por los demás.

“Hacer de la iglesia la casa y la escuela de la comunión: este es el gran desafío que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder también a las profundas esperanzas del mundo”, san Juan Pablo II, carta apostólica Novo millennio ineunte. Una consigna que se propuso al mundo católico como promontorio misional y que como marco de motivación suele ser visto como apuesta importante, pero que cuando se pone en práctica adquiere el verdadero valor y sentido espiritual.

“Que todas las comunidades procuren poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están. Ya no nos sirve una simple administración”, papa Francisco, exhortación apostólica, Evangelii gaudium, 25. Y así con proclamas como esta y que la transmisión del evangelio debería hacerse como auténtico pastor con olor a oveja, fueron  buena parte de la motivación para que monseñor Quintero se pusiera ese disfraz tipo habitante de calle, asumiera en simulación ciertas conductas propias de este tipo de personas, y además pudiera cotejar en carne propia las indiferencias, rechazos y ciertos repudios que producen estos habitantes convivientes con los mismos que se capacitan, rezan y oran inapagablemente la fe Católica y que alardean con el servicio y sus supuestas misiones de amor y filantropía.

Extraordinario ejercicio retador para quienes proclaman hacia afuera la fe, el amor y el servicio, pero que hacia adentro permiten que se cocine la indiferencia, el tedio, el marginamiento y el olvido frente a los preceptos que se suelen repetir vanamente, pero que cuesta asumir como comportamiento, conducta y estilo de vida cristiano.

Más allá de esa tremenda lección humanitaria y del cuestionamiento reflexivo que coadyuve este tipo de experimentos, el mensaje superior tienen que ver con la recuperación y el restablecimiento de la sensibilidad frente a la realidad del otro, y sobre todo revisar de qué esta hecha la sensibilidad, la consideración, la solidaridad y el pudor que nos ocupa cuando miramos a nuestro alrededor y otro como yo puede estar pasándola mal.

Mensaje pertinente para estos tiempos y días de elecciones en los cuales en todo momento se pone a prueba la sensibilidad de candidatos frente a los graves problemas que azotan al territorio y que se manifiestan y gritan de las realidades y microrrealidades de buena parte de la población sumergida en pobreza, marginalidad, olvido y desesperanza.

Que el ejercicio ejemplarizante puesto en escena y a prueba por monseñor Quintero e inspirado en el impresionante liderazgo inspirador del papa Francisco, sirva para conmover a quienes aspirar llegar a los gobiernos locales y al departamental para que puedan mirar con misericordia y luego con sentido de la responsabilidad pública la cantidad de necesidades por resolver en el triste drama de buena parte del mapa humano quindiano.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net