Editorial / JUL 02 2020

Como Poncio Pilatos

Qué dolor que una ciudad capital y de primera categoría como Armenia, sea protagonista de episodios tan bochornosos como el que ha provocado la aprobación de su plan de desarrollo.

Como Poncio Pilatos

Un nuevo capítulo de este novelón en el que se ha convertido la discusión y sanción del plan de desarrollo de Armenia 2020-2023 se empezará a escribir hoy en el concejo de la capital quindiana. El alcalde designado de Armenia, Jorge Fernando Ospina Gómez, objetó los dos planes de desarrollo que le habían entregado para su revisión y firma. Aunque el concejo remitió, en un hecho rocambolesco, dos documentos —uno sin los cuestionados artículos y otro con los artículos primero autorizados y luego objetados en plenaria de la corporación— solo había un número de radicado y en respuesta a este los dos planes ahora regresaron a discusión en el concejo. Qué show.

Aunque todo apunta a objeciones de legalidad, será hoy en sesión del concejo en donde de nuevo comience el debate, esta vez con concejales despiertos y conectados todo el tiempo pero con posiciones francamente opuestas. El alcalde encargado optó por la de Poncio Pilatos, que en últimas era la salida menos arriesgada para él, se lavó las manos al objetar los dos documentos y dejar el balón en campo del concejo. No serán, seguramente, objeciones de inconveniencia las que motivaron la devolución de los documentos, eso sí sería la tapa del congolo.

Tras la inclusión a última hora y con disimulo en el plan de desarrollo de Armenia, de dos artículos que buscaban facultar al alcalde para contratar, endeudar, reestructurar y constituir sociedades de economía mixta, durante un año, sin necesidad del aval del concejo, tal como era de esperarse la ciudadanía reaccionó y se opuso. Ese era un despropósito, un mensaje contrario a la transparencia que reclaman los armenios de sus gobernantes y por eso el gobernador de Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, quien sentó a Ospina Gómez en la silla de alcalde, también salió a decir que no estaba de acuerdo con los micos que se le colgaron al plan.

El documento conocido por LA CRÓNICA indica que el alcalde designado objetó los planes, uno porque incluyeron las firmas digitales del presidente y vicepresidente de la corporación sin autorización de los concejales, y el otro porque la revocatoria de los dos cuestionados y sospechosos articulitos no fue hecha apegada al reglamento de la corporación. Así las cosas, el alcalde designado, pese a la opinión de la ciudadanía, los gremios y su jefe —el gobernador— sigue pensando en la conveniencia de los artículos que intentó meter a último momento y que los concejales inicialmente aprobaron sin leer.

Si la mayoría de los concejales no está de acuerdo con las objeciones presentadas por el alcalde, cosa que además de lógica parece es lo que puede suceder, entonces habrá que acudir al Tribunal Administrativo para encontrar una solución a este galimatías fruto de la improvisación por parte del ejecutivo local y la irresponsabilidad de algunos concejales que además admitieron en plenaria que les falta asesoría y apoyo jurídico para actuar. Mientras tanto la ciudad sigue al garete, sin plan de desarrollo, con un alcalde suspendido y la incertidumbre rondando por los pasillos y escritorios del centro administrativo municipal.

Pero, adicionalmente al procedimiento que se deberá surtir para por fin contar con un plan de desarrollo, si el alcalde designado tiene razón en las objeciones que expone, los concejales habrían violado el reglamento interno del concejo y esa es otra novela cuyo guion apenas se está empezando a escribir. Qué pesar de Armenia.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net