Opinión / NOV 04 2019

Condena social

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Todos hablaban de la necesidad de una reacción ante los graves hechos de corrupción histórica en las administraciones del departamento del Quindío y el municipio de Armenia. Del manejo o intervención de algunos sectores, partidos o financiadores y liderazgos tradicionales, y la esperanza del cambio o al menos de demostrar el descontento con la política local y de algunos de los acompañantes de los diferentes candidatos.

Por poco y gana el  voto en blanco en la ciudad de Armenia, el alcalde electo logró 29.131 votos mientras los blancos fueron 26.289 de un total de votos  válidos de 119.658. En el departamento obtuvo el gobernador electo 82.424 sufragios frente a 49.058 en blanco de un total de votos válidos de 215.626. Y que decir en asamblea donde de 210.195 sufragios validos fueron 61.119 en blanco que corresponden a más del 29 por ciento del total, cuando la lista más votada solo alcanzó 44.140. En el concejo de Armenia ocurrió algo similar donde el total de votos válidos fue de 119.433, 19.539 corresponden al blanco que alcanza más del 16%, y la lista más votada solo obtiene 18.071. Todos estos datos correspondientes al preconteo.

Si lo anterior no es un mensaje claro de la decepción con lo que ha ocurrido con la dirigencia, de la opinión ciudadana de rechazo a los hechos de corrupción, del deseo de recuperar los valores sociales, y de advertir a los mandatarios sobre lo precario de su legitimidad, no entendería de que otra manera se da un mensaje de esperanza en que esto puede cambiar. Nadie puede cobrar esta reacción espontánea de una sociedad que silenciosa salió a buscar la casilla en blanco para expresar su rechazo a una realidad oscura en esta tierra, y el aviso que está dispuesta a defender los valores de honestidad, justicia, igualdad, pero sobre todo de la necesidad de administradores públicos transparentes y sin patrones o jefes, sino obedientes de los mandatos de los habitantes y sus necesidades como objeto de un gobierno técnico y alejado de la  politiquería.

Parece que algunos participantes no han entendido que no los vieron como opción hoy ni mañana. Esta es la cuota inicial también para decirles a los cazadores de votos de otras latitudes, que merecemos y tendremos presencia en el próximo Senado de la República con un quindiano.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net