Opinión / JUL 07 2020

De la RAP a la RET

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hace un año entró en vigencia la ley 1962 de 2019, que reglamenta las regiones, este instrumento jurídico es vital porque busca fortalecer su componente administrativo, de planeación y desarrollo en las Regiones Administrativas de Planificación, RAP, y establece también las condiciones necesarias para su conversión en Regiones como Entidades Territoriales, RET. Sin embargo, la RAP del Eje Cafetero, con escasos dos años de creación ha estado signada por la improvisación, con dos gerentes postulados que nunca se posesionaron, Luis Velásquez y Álvaro Patiño; dos gerentes en propiedad, Uriel Orjuela Ospina, quien en concurso de méritos ganó el cargo, el cual dimitió por falta de apoyo de la junta directiva, y el exconcejal Luis Guillermo Agudelo Ramírez, el actual titular.

Probablemente por esa inestabilidad administrativa, la RAP no tiene nada para mostrar, salvo anuncios bienintencionados de Agudelo Ramírez, relacionados con medio ambiente, sostenibilidad del agua, turismo, el fortalecimiento de la agroindustria y la agricultura en general, en contexto con la conectividad; pero es claro que esas no son funciones de la RAP, pues existen otras entidades cuya jurisdicción y competencia orbitan sobre esas áreas. Mi desilusión fue mayor al escuchar al gerente de esa entidad, en varios medios de comunicación, afirmar que se ocuparía de proyectos como el aeropuerto del café, en Palestina, Caldas; un hospital de cuarto nivel en Pereira, y en  Quindío, de las dobles calzadas Calarcá-Armenia, Armenia-Montenegro y Montenegro-Quimbaya; eso es como suponer que el túnel de La Línea es un proyecto que lideran los departamentos de Tolima y Quindío —bien sabemos que no es así—, entre otras cosas porque esos proyectos son liderados por el Invías hace varios años, y ya cuenta con recursos para su ejecución; el aeropuerto de Palestina se podrá incluir en la RAP, si existieran proyectos similares para Armenia y Pereira —cosa que no ocurre—; y el hospital de cuarto nivel en Pereira no es obra para la RAP. Agudelo Ramírez, adicionalmente, presentó como grandes objetivos, estrategias que le garanticen a los campesinos precios competitivos y justos en sus productos; además se fijó como meta para el turismo, convertir al Eje Cafetero en un solo destino turístico; ahí se vuelve a equivocar, estas iniciativas son de jurisdicción y competencia de las alcaldías y las gobernaciones, pues la RAP no es la oficina de Planeación de estas unidades territoriales. Mucho me temo que la misionalidad, funciones y competencias de la RAP no han sido comprendidas ni por el gerente, ni por los gobernadores del Eje Cafetero, pues cómo entender que a hoy, Agudelo Ramírez no ha tenido en cuenta el plan de acción que con un portafolio con 15 proyectos dejó Orjuela Ospina, donde están perfilados el tren de cercanías, el geoparque Los Nevados, la ciclorruta, entre otros, que involucran a los tres departamentos. Lo grave es que, en tres años, la RAP tiene que transformarse en la RET, y hoy está viche, inmadura para ese desafío.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net