Jueves, 14 Nov,2019
Opinión / OCT 22 2019

Democracia real

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La sociedad moderna y las organizaciones del Estado exigen un amplio espectro del nivel de participación de los ciudadanos en las distintas administraciones regionales; el alcalde mayor de la capital, demás burgomaestres del país, gobernadores, concejales y diputados deben cumplir un rol de máxima exigencia, con responsabilidades sociales y administrativas bien definidas por la Carta Política y las leyes de la República; no basta solamente con el interés que tiene el candidato de aspirar a un cargo determinado; mucho más de esa intención legítima, si cumple los requisitos, claro está, es la realidad objetiva, los problemas que bullen en la economía y la administración pública y, desde luego, la validez de los programas que se plantean, lo que verdaderamente importa en el fortalecimiento de la democracia.

 

Con una organización electoral cada vez más moderna y eficaz, las elecciones muestran un alto grado de tecnificación y de eficacia, y en particular en este debate, gracias a la altura impuesta por el señor registrador Juan Carlos Galindo Vacha, un profesional valioso y serio, con el fin de que el ciudadano, los candidatos y los partidos, sientan que existe un buen nivel de confianza.

Persisten algunos problemas graves vinculados con la compra de votos, la manipulación del elector, cierta coacción al funcionario y a los contratistas con la amenaza de pérdida de su puesto de trabajo, si no arrima determinados votos; desde luego es una perversa politiquería, que deben conocer los órganos de control y que resulta inadmisible en una democracia seria.

Es claro que está en juego la vigencia de la democracia real en las regiones, y en el Quindío sí que es necesario que los ciudadanos asuman con mucha seriedad las elecciones del domingo próximo, y salir a votar copiosamente, las familias enteras acudir a los puestos de votación, darle un timonazo, un cambio al estado de cosas reinante. Votar en el silencio de la urna, en secreto, hacerlo por el bien de la patria.

 La majestad del Estado Social de Derecho bajo el imperio de la Constitución y las leyes, implanta una democracia más vigorosa, con la participación decidida de los ciudadanos ¡Adelante! 

***

El hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras.

Con esta verdad lapidaria, lo verdaderamente grave es la posible conducta que surge de los audios: el señor alcalde de Armenia y su secretaria administrativa, deben responder ante la Procuraduría General de la Nación, como en efecto ocurrió; es lo mínimo que espera una sociedad hastiada de la politiquería. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net