Domingo, 18 Ago,2019
Editorial / JUL 21 2019

Desajustes

Que cumplan al menos con un Plan de Choque para la ciudad que a tres meses de las elecciones, no se ha conocido y que tampoco podrían ajustar ni modificar si no prevalece la voluntad de cumplirle a la misma. 

Desajustes

No suena bien, para nada bien, el afán desbordante de la administración municipal de Armenia de ajustar o modificar el Plan de Desarrollo a estas alturas del tiempo constitucional de gobierno.

En el seno del concejo municipal se intentan desatar discusiones técnicas, jurídicas y semánticas acerca de si se pretende tratar por igual los conceptos de ajuste y de modificación. No quisiéramos pensar que la agonía tiene que ver con incumplimientos rampantes con la batería de indicadores del Plan que se ejecuta formal y legalmente hasta el momento.

Si hay afugias con metas, logros e indicadores entre otros factores objetivos de medición del cumplimiento del susodicho plan, esta administración tiene la obligación política y moral de explicar el porqué de los incumplimientos y el porqué de tanto semáforo en rojo en lo que significa el tránsito de esta hoja de ruta que mueve al gobierno de turno.

Ya la lloradera de que se encontraron con muchas dificultades y eso les ha impedido ponerse al día en buena parte de la agenda de gobierno y en consecuencia esa situación les ha afectado el cumplimiento legal y constitucional del plan, ya ese drama no puede aceptarse pues bien lo sabía Óscar Castellanos que cuando asumiera la designación para la cual se postuló, la realidad del municipio estaba llena de retos y la presunta audacia gerencial iba a ayudar a superar tantos problemas.

Ahora, todo indica que hay nerviosismo y seria preocupación de terminar “rajados” con el cumplimiento del Plan de Desarrollo e intentan con la coadyuvancia de algunos concejales de la coalición mayoritaria afectar el plan ajustándolo o modificándolo.

Si fuera semánticamente ajuste, podrían aceptarse retoques de redacción y asuntos morfosintácticos que mejoren la presentación del plan, pero que de ninguna manera afecten los contenidos y el mapa técnico de indicadores por los cuales apostó el gobierno de Armenia en cabeza del partido liberal, colectividad que honra el actual mandatario.

Gravísimo sería hablar o contemplar alguna modificación al plan de desarrollo, pues inmediatamente se estaría lesionando el alma legal y normativa de la ley 152 de 1994, promontorio del deber ser en el tratamiento de estas materias y que literalmente advierte en sus propósitos: “…establecer los procedimientos y mecanismos para la elaboración, aprobación, ejecución, seguimiento, evaluación y control de los planes de desarrollo, así como la regulación de los demás aspectos contemplados por el artículo 342, y en general por el artículo 2 del Título XII de la constitución Política y demás normas constitucionales que se refieren al plan de desarrollo y la planificación”.

Esta Ley Orgánica del Plan de Desarrollo obliga en su esencia que cualquier modificación debe ser tratada bajo los parámetros participativos y decisorios que contempla la misma ley y que tendría que tomar concurso con la comunidad organizada, el mismo Consejo Territorial de Planeación más los escenarios subsiguientes incluyendo el concejo municipal.

Que espanten esa idea modificatoria, que además de inconveniente en este momento solo pondría de manifiesto la preocupación de maquillar unas cifras que sostenidas en la realidad de la ciudad son inapelables.

Las elecciones en curso, son un escenario ideal de justicia participativa como evaluar y sancionar en los casos de responsabilidad directa a los dirigentes, mandatarios y concejales que ayudaron a incubar la crisis que hoy azota a la capital del Quindío.

Ni ajustes ni modificaciones, que cumplan al menos con un Plan de Choque para la ciudad que a tres meses de las elecciones, no se ha conocido y que tampoco podrían ajustar ni modificar si no prevalece la voluntad de intentar hacer las cosas correctamente por el bien de Armenia.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net