Martes, 20 Ago,2019
Editorial / JUL 17 2019

¿Dientes regionales?

El Quindío tiene una gran oportunidad con su RAP, sí y solo sí, se denota una voluntad política más marcada no solo del gobierno departamental en su cierre del periodo constitucional, sino también de quien pretenda liderar desde enero de 2020 los destinos de este territorio.

¿Dientes regionales?

El pasado 28 de junio, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, sancionó la llamada ley de regiones, una norma que estaba en deuda desde la Constitución de 1991 y que entrega los insumos para que los departamentos puedan dar pasos significativos hacia la descentralización.

Desde que la Constitución de 1991 estableció que Colombia es un país de regiones, el proceso de hacerlo realidad ha sido muy lento. Por eso, la semana pasada hubo un nuevo paso digno de celebrar: ahora, las regiones podrán acceder a recursos de regalías y del presupuesto general. Esto gracias a la entrada en vigencia de la ley de regiones, que el presidente Iván Duque sancionó y que permite que cuando se conforme una Región Administrativa y de Planificación, RAP, o una Región Administrativa y de Planeación Especial, Rape, se acceda a estos recursos.

Estas figuras permiten la unión de varios departamentos, en el caso de la RAP, o la de departamentos —con Bogotá—, en el caso de la Rape. En el país ya se han conformado cuatro de estas regiones: Central, Pacífico, Caribe y Eje Cafetero. Una de las dificultades que tenían estas uniones consistía en que para realizar proyectos de beneficio mutuo, como explotar recursos naturales compartidos o construir una carretera, debían acudir a los fondos de los departamentos. Esta era una de las principales críticas de los mismos gobernadores.

“Colombia reclama menos centralismo y más equidad; no todo pasa en la plaza Bolívar o en el confort de las oficinas de los ministerios. El futuro de las regiones es ahora”, aseveró Carlos Camargo, presidente de la Federación Nacional de Departamentos.

Esta ley 1962 del 28 de junio de 2019 tiene por objeto dictar las normas orgánicas para fortalecer la Región Administrativa y de Planificación, RAP, y establecer las condiciones y el procedimiento para su conversión en Región Entidad Territorial, RET, así como reglamentar su funcionamiento y regular las relaciones entre estas y las otras entidades territoriales existentes. De esta manera, el Estado colombiano podrá desarrollar mejor sus funciones utilizando la figura de las regiones para planificar, organizar y ejecutar sus actividades en el proceso de construcción colectiva del país, promoviendo la igualdad y el cierre de brechas entre los territorios.

El ordenamiento territorial promoverá el establecimiento de Regiones de Planeación y Gestión, Regiones Administrativas y de Planificación, RAP, y de Regiones Entidades Territoriales, RET, como marcos de relaciones geográficas, económicas, culturales y funcionales, a partir de ecosistemas bióticos y biofísicos, de identidades culturales locales, de equipamientos e infraestructuras económicas y productivas y de relaciones entre las formas de vida rural y urbana, en el que se desarrolla la sociedad colombiana y frente a lo cual el Quindío tiene una gran oportunidad con su RAP, sí y solo sí, se denota una voluntad política más marcada no solo del gobierno departamental en su cierre del periodo constitucional, sino también de quien pretenda liderar desde enero de 2020 los destinos de este territorio.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net