Viernes, 22 Nov,2019
Opinión / OCT 16 2019

El amor es o no es

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Yo creo que un sentimiento como el amor no aparece de la casualidad. Otra cosa es hablar de lo que se construye en las relaciones humanas, en este caso, de lo positivo —porque también existe la contraposición— hay infinitas maneras de vivir la interacción humana: empatía, cariño, atracción, simpatía, deseo, erotismo, ternura, compasión, consideración, caridad, miedo, manipulación, interés o la confluencia de varias de ellas; sin que ninguna per se signifique amor. El amor es un principio profundo, a prueba de todo, invencible, incomparable, sagrado, de gran hermosura, pero igualmente capaz de sacrificarlo todo, entregarlo todo. El amor a la patria es el espíritu del héroe, el amor por la verdad es el aliento del mártir, el amor por el prójimo es la esencia del santo, el amor por los hijos es el adjetivo de la madre y del padre. No hay nada mas sublime que el amor porque es sinónimo de pureza, generosidad, grandeza e incondicionalidad. Por eso, el amor, ese que es amor de verdad no muere jamás. Se puede adormecer, puede maltratarse, puede llorar y sufrir, pero nada lo derrumba, nada lo aniquila, nada lo destruye.

Encontrar que se construya un sentimiento de amor entre dos personas extrañas es algo grandioso, significa una gran bendición al suponer un compromiso fortísimo capaz de sobrepasar cualquier tipo de obstáculo que pudiese aparecer en el camino de la vida: momentos de pobreza o necesidad, quebrantos de salud, monotonía y rutina, opulencia y sus tentaciones y peligros; envidia ajena y desafortunadas influencias en momentos de debilidad o crisis; falsas ilusiones, al estilo infantil, de mundos mágicos que alejan del presente mientras se sueñan pero que realmente no tienen sentido y en fin, el solo hecho de trasegar por cambios biológicos, emocionales, ambientales, sociales, todos con el planteamiento de crisis que generan peligrosas tormentas a veces muy difíciles de controlar: sin embargo el amor, el de verdad no sucumbe, no se entrega; siempre sale fortalecido. 

La vida está llena de vicisitudes y por eso, para que se fecunde una relación amorosa se necesita mucha responsabilidad al momento de elegir, gran sentido de realidad, nada de egoísmo, nada oculto, nada de mentiras, mucha fortaleza para vivir cada situación importante en el momento adecuado y no en la debilidad de alguno, nada de interés diferente a construir un proyecto de vida transparente para los dos, respetando, alentando y honrando lo aceptado, sin dar fuerza a interferencias que no sumen positivo, no importa de quien vengan. No hay otra manera de procurar esa fibra a una relación que se gesta entre dos que se conocen caminando.


[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net