Jueves, 05 Dic,2019
Opinión / JUL 17 2019

El cambio está en cada uno

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Algo de inquietud se siente cuando pensamos en la situación política del país. Es como una pesadilla, pero con un sueño muy largo ya. Los mismos nombres, las mismas peleas y lo peor de todo, las mismas mañas. Parece que los líderes no se han dado cuenta, o quizás no están interesados en la situación afectiva, en la salud mental y en la realidad social de los colombianos. Vamos de escándalo en escándalo, de corrupción en corrupción, de burla en burla y realmente no ocurre nada con el suficiente peso como para que se perciba una luz de esperanza en el futuro próximo. Da la sensación de que nuestra ignorancia, los sentimientos polarizados con los que han crecido las generaciones de colombianos, desde la independencia y la creación de la república hasta nuestros días, están cobrándose un tiempo largo, lo que significa un futuro de dolor, de luchas y más dolor, más venganza, más abusos hasta que algo haga ‘click’ y aparezca una atmósfera de real sentimiento de unidad, de paz, de ‘no mas’, ‘basta ya’, salido del cansancio y el agotamiento por el dolor y el aprendizaje de que lo único valioso es la unión, la solidaridad y la nobleza. Por ahora, eso no se ve cercano.

Y es que el colombiano común y corriente, por razones de necesidad, piensa básicamente con la barriga; no se dedica realmente a pensar mas allá de cómo alimentar a sus hijos, tener lo básico para educarlos y darles un mejor futuro, y sobrevivir con la carga absurda de impuestos y erogaciones, que no se comparan con las de países mucho más avanzados y orgullosos. Aquí, tristemente estamos acorralados por un fantasma que nos maneja desde afuera, sin respeto además, porque hasta las entrañas de la Tierra nos las quieren usurpar. Las potencias, hipócritamente, no destruyen sus suelos, con minería, tala de bosques, envenenamiento de fuentes hídricas, no, eso lo vienen a hacer aquí, y tienen bien resguardados sus recursos allá, y todo eso con la anuencia de las personas que hemos empoderado para que dirijan los destinos de esta sufrida patria.

Estamos en manos de la corrupción, estamos arrodillados, estamos idiotizados. No hay otra explicación para que vivamos en medio de un verdadero paraíso y lo entreguemos así. Por favor, entendamos: hay que cambiar a la clase política, hay que buscar urgentemente personas que no estén interesadas en su bolsillo, ni en poder, ni en coimas; necesitamos a quienes quieran servir y defender a la patria, a la región, al Quindío. Pero no solo el alcalde, o gobernador, ellos solos no hacen nada más que defenderse de la entramada corrupta. Piénselo, en octubre hay una oportunidad.


[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net