Domingo, 22 Sep,2019
Opinión / ABR 13 2019

El cartel de la cultura

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Antes de ser nombrado como secretario de Cultura departamental, en el año 2012, James González Mata, se hacía acompañar en las reuniones de la asamblea de socios de la Fundación Cultural del Quindío, Fundanza, de la señora Liliana Janet Osorio Buriticá. Y de su mano derecha, el señor Marlon Andrés Cruz. Ambos también socios fundadores.

Cuando Carlos Eduardo Osorio Buriticá llegó al reino de los contratos, es decir, al poder, el trío arriba aludido automáticamente se distribuyó en sus diferentes cargos: su hermana, Liliana Janet Osorio Buriticá, como gestora social; James González Mata, como secretario departamental de Cultura; Marlon Andrés Cruz, ocuparía la dirección de Fundanza. Ya los cuatro desde mucho antes tenían claro que la inversión en cultura se iba a desarrollar a través de Fundanza. 

Una vez en el cargo, James González Mata, firma el 14 de abril de 2016 el convenio No. 003, por el valor $32 millones: donde el gobierno departamental aporta $20 millones y Fundanza $12.000.000. 7 meses después, firman otro convenio, No. 047, donde el departamento aporta $20.652.224. 

A pesar de conocer James González Mata, que en los estatutos de Fundanza se reconoce como miembro fundador, para el 2017, el gobernador continúa favoreciendo a la fundación, de la que también es miembro su hermana, y le firma un convenio, No. 044, por la suma de $20.728.242, y un contrato de prestación de servicios No. 1484, por $64.000.000. El gobernador nunca ha invertido en la cultura, sino en su familia. Pues, su sobrina trabaja para Fundanza. 

Tanto, contratos de prestación de servicios como convenios interadministrativos, se realizan a través de la persona de Marlon Andrés Cruz, mano derecha del secretario de Cultura. 

Para el año 2018 es la bonanza de beneficios para la Fundanza, es decir, el 13 de agosto del mismo año, el gobernador les firma un convenio, No. 009, por la suma de $27 millones. Y, a los dos días siguientes, es decir, el 15 de agosto, firman un nuevo contrato, No. 1357, por la bobadita de $380.000.000. Dicho contrato lo firma Cielo López Gutiérrez. 

En total, para los tres años anteriores, Fundanza es beneficiada por la suma $565.050.466.

Y de esta forma, tanto como el gobernador, su hermana, el representante legal de Fundanza, y el secretario departamental de Cultura configuran un cartel de la cultura para el beneficio de ellos mismos. Es urgente que la fiscalía investigue el tema. 

Finalmente, desde ayer 12 hasta 23 de abril de 2019, es la audiencia de cierre y apertura de licitación pública para ofertar $400 millones para difundir danza en el departamento. Parece que se sabe quién se lo va a ganar. —Ver firma-hermana-estatutos-contratos y convenios—.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net