Domingo, 15 Dic,2019
Opinión / JUN 01 2019

El conflicto socioambiental se agranda II

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Estamos de acuerdo con el diagnóstico ambiental que venimos observando y realizando con el equipo del actual gobierno departamental desde inicios de su mandato, en que el departamento “podrá presentar un aumento de temperatura promedio de hasta 1,5 °C de aquí al 2050”. Y como secuelas “el derretimiento acelerado de los nevados y glaciares, así como el retroceso de páramos de los que dependen una gran cantidad de los acueductos municipales; la reducción en la productividad agropecuaria y la potencial incidencia de fenómenos climáticos extremos, puede incrementar los procesos de desertificación, así como la pérdida de fuentes de agua y cursos de agua, agravándose por los conflictos y traumatismos en los cambios de uso del suelo”.

 

Sobre la Gestión de áreas protegidas y estrategias de conservación de predios, aunque resaltaba que “El 26,6% (51,318 Ha) del departamento del Quindío se encuentra bajo alguna figura de protección, ya sea pública o privada”, renglones más abajo reconoce que “la desarticulación entre los entes territoriales no permite la administración y vigilancia eficaz con posibilidades reales de subsanar los manejos inapropiados en los agroecosistemas de ganadería y agricultura intensiva que han propiciado impactos negativos sobre el suelo, generando deforestación, compactación y erosión de suelos, contaminación de aguas, disminución de la biodiversidad, cambios en la cobertura vegetal y el paisaje, desempleo y desplazamiento de mano de obra, dentro de las más relevantes afectaciones”. Lo cual estamos convencidos que en esto tampoco se ha avanzado. 

Al exponer sobre la “Amenaza de pérdida de la biodiversidad y transformación del ecosistema”, nos dicen que “Para el año 2015, el Quindío se muestra como el primer departamento a nivel nacional con el mayor grado de transformación de los ecosistemas con un 81% transformado frente a un 19% de ecosistemas naturales”. Seguidamente afirma que “Existe una gran presión antrópica sobre el territorio y la parte cordillerana del departamento; que sin planes para el ordenamiento social de la propiedad rural no se podrá gestionar adecuadamente los ecosistemas y el agua que constituyen la columna vertebral de la planificación y la gestión sostenible de territorios sanos y seguros”. Seguro que esto se ha venido agravando. 

Nos dicen que los diferentes ecosistemas presentes en el departamento, permiten la presencia de “1.500 especies de fauna, 546 especies de aves, 87 especies de mamíferos, 500 especies de mariposas, 41 especies de peces y 3.000 especies de flora”. Ante esta diversidad biológica, los ambientalistas siempre hemos expuesto la necesaria y urgente conservación de estos diversos ecosistemas y de las especies ahí representadas, algunas de las cuales son endémicas. Es decir, existentes solo en el Quindío.

Seguiremos en la tarea de compartir nuestra percepción sobre el ambiente en esta administración. Está en ustedes hacerse a la suya propia y calificar lo hecho o no por la misma. Insistiremos en la necesidad de construir un territorio sostenible. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net