Opinión / JUN 03 2020

El estado preagónico del empleo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El desempleo es en Quindío un mal de muchos años, causado por una multiplicidad de factores, con la corrupción como la principal razón y con defensores que tienen sus propias reglas para la obtención de beneficios sin que el colectivo sea el principal interés. El 24.1 % de la población sin empleo es la cifra del Dane a cuyas informaciones estadísticas hay que atenerse, pero en las que no creo. 

El número tiene que ser mayor, la pobreza aumenta a velocidades descomunales y el discurso político es el mismo de hace 20 años, después del terremoto, que en su sacudón hizo que saliera al sector público lo peor de lo peor que haya tenido el curso político administrativo de Quindío en toda su historia.

Sin embargo, hay más columnistas, veedores y comentaristas preocupados porque a las personas mayores de 70 años no las dejan salir. Según estos, es un delito de Estado, pues a hombres y mujeres los condenan a la casa por cárcel por haber cometido la falta de servir a la sociedad durante muchas décadas.

Todo esto es mentira, hay mayores que no fueron otra cosa que personas inútiles, que jamás trabajaron con el entusiasmo y berraquera de otras generaciones, aunque también es cierto que una porción de aquellos que ya pasaron por la séptima década, lo hicieron bien y hasta muy bien en el curso de sus vidas.

Es mentira que no nos dejen salir. En el caso de Armenia no es sino ir al parque Los Fundadores, pasar por la sucia plaza Bolívar, mirar hacia el CAM o a cualquier lado y verán a octogenarios comiendo sobrados unos, caminando otros sin ninguna compañía, sucios, harapientos y nada pasa. Nada pueden hacer contra esas personas, luego es una mentira que todos permanecen en su casa. Muchos de los que uno ve ni casa tienen. En unos casos, hay quienes han dejado a la familia, en otros los han echado. 

La gente adulta como mucho exministro y periodistas como Gardazábal, le pueden servir al país desde sus casas o desde el lugar que quieran y nadie los va a esposar para llevarlos a la guandoca. Estos personajes le pueden aportar mucho al país a través de las redes, de medios que creen en ellos y los escuchan y hay centenares de mayores que no son tontos y que en la casa pueden ser de una gran utilidad, enseñando, contando sus experiencias de vida, diciéndole a los hijos y nietos qué se puede hacer y qué no en estos tiempos para que no sean víctimas de errores ya cometidos. 

Dejemos de quejarnos y sirvamos para alguna cosa. El problema del empleo es gravísimo. Pensemos en lo que vamos a aportar. Robert T Kiyosaki en su libro la conspiración de los ricos y autor del best seller de finanzas personales más exitoso de todos los tiempos, como lo dice la portada del mismo libro, tiene muchas enseñanzas, como en todas las obras de los pensadores mayores de 70 o menores pero que han servido haciendo y no hablando tanta paja y mi… como los políticos y los malos y mediocres gobernantes.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net