Opinión / MAY 26 2020

El fantasma del desempleo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los programas sociales que ha puesto en marcha el gobierno, unos que estaban establecidos y otros nuevos, mitigan un poco el aumento de la tasa de pobreza y de desempleo que, desde luego, viene acentuando la pandemia; como bien lo decía Arndt en el libro Lecciones de economía de los años treinta, con relación al famoso período de la gran depresión de 1929: ”(…) es la enfermedad social de la civilización occidental en nuestra época” (1), una enfermedad, diría, que está vivita y coleando y que genera serias preocupaciones a gobernantes y analistas.

En efecto, podríamos estar ad portas de un retroceso histórico en la reducción de la pobreza del 20 %, como lo acaba de señalar la Universidad de los Andes y a estar cerca de una tasa de desocupación del 20 %, que es lo que más se teme, porque el confinamiento va languideciendo empresas pequeñas y medias, y poniendo en dificultades a las grandes; en un escenario extremo de pobreza, según la Cepal, cercano al 33 % en Colombia, se empieza a manejar la escandalosa suma de 60 millones de pobres, por el Banco Mundial.

La mayoría de los países asustados por la sombra histórica de la posguerra y la gran depresión, buscan reactivar la economía en sus distintos frentes, por etapas, con las medidas sanitarias que permita cohabitar el trabajo y el virus; en mi sentir, una medida necesaria para aliviar la persistente caída del PIB y el empobrecimiento abrumador de la población.

El autocuidado extremo de los ciudadanos y de los trabajadores, exigirá además poner en marcha el coraje y la decisión de los antepasados, que levantaron la región y al país, con sudor y lágrimas; vienen largos meses de trabajo y sacrificio. Volveré sobre el tema.

***

Academia de Historia del Quindío

Fundada el 23 de mayo de 1980, 40 años de colaborar con los estudios históricos y coadyuvar con el desarrollo intelectual de la región; los distinguidos ciudadanos Jesús Arango Cano, Jaime Lopera, Alfonso Valencia Zapata, Bernardo Ramírez Granada, Alberto Gómez Mejía, Hugo Palacios Mejía, Diego Moreno Jaramillo, Horacio Gómez Aristizábal y quién esto escribe, decidimos crear la institución para que fuera una ventana cultural y un foro de investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico; lo ha hecho maravillosamente y el grupo actual, presidido por Fernando Jaramillo Botero, es una excelente constelación de escritores e investigadores de primer nivel que se constituye en un centro de pensamiento de inmenso valor teórico. Con mucha emoción felicito a la AHQ y a sus honorables académicos.

1) Arndt,H.W. The Economic Lessons of the 1930s,Londres 1944. Citado por Eric Hobsbawn, Historia del Siglo XX, página 101.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net