Opinión / ABR 25 2020

‘El putas de Aguadas’

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Desde un principio advertí la puerta que se podía abrir a favor de la corrupción administrativa, cuando se presenta una situación de emergencia sanitaria. Y ahí están los resultados: se infectó de corrupción el alcalde de Calarcá. 

Hace 4 años, cuando inició con toda su euforia religiosa y de gobierno, el destituido de la iglesia, exgobernador Carlos Eduardo Osorio, junto a él también hicieron presencia diferentes personajillos que se fueron movimiento como pez en el agua en diferentes esferas públicas del departamento del Quindío. 

La presencia de dichas personas desplazó de inmediato personas —nacidos-as en el Quindío— con las mismas capacidades para diseñar y ejecutar programas de gobierno. Las ‘lumbreras’ de Fernando Medellín y Guillermo Casasbuenas tenían con la boca abierta a más de uno. El entonces gobernador también se babeaba por ellos. Natural en él.

Los ciudadanos que ejercen veeduría ciudadana, periodistas, entre otros, denunciamos en su momento los amplios privilegios contractuales que dichas personas —arriba aludidas— estaban gozando y, desde luego, nos sobraron insultos por doquier. El tablero electrónico para medir el avance del plan de desarrollo y el proyecto de bilingüismo, fueron desastres anunciados, corrupción y sobre todo: cómo se gobierna basado en acuerdos clientelistas, politiqueros y pago de favores que terminaron en resultados negativos para el departamento. 

Terminó el nefasto gobierno del cura, y de los ‘sabios’ de Casasbuenas y Medellín, nunca se supo nada. Desaparecieron. Y siempre uno cree que el siguiente gobierno puede corregir lo que el anterior no hizo. Seguramente porque: nuevo gobierno, nuevos compromisos. Y el actual está cargado de favores que tiene que pagar a empresarios, políticos de los departamentos vecinos de Caldas y Valle del Cauca. El libreto ya lo conocemos, y no sorprende entonces que el gobernador y su secretario del Interior, Eduardo Orozco Jaramillo, se hayan prestado para considerar ‘al putas de Aguadas’ y dignísimo de Manizales, Jorge Eduardo Rojas Giraldo, como el salvador del Quindío. 

El nuevo ‘sabio’ Rojas Giraldo inició bien el año firmando contratos, primero, en la Promotora de Vivienda del Quindío, y segundo, con la gobernación del Quindío, directorio político del jefe de dependencia del Interior, por la suma de $110.666.667. Contratos denunciados ampliamente por otros medios de comunicación. Ahí van acumulando aliados para elecciones de Senado y Cámara. 

Al gobernador, como a Eduardo Orozco Jaramillo, seguiremos vigilándo cada acción sospechosa que realicen. Como también se debe de seguir destapando los actos administrativos efectuados por el exalcalde del municipio de Córdoba, Guillermo Andrés Valencia. 

Ver pruebas en www.crónicadelquindio.com. Ver contratos

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net