Opinión / NOV 25 2019

Elefantes blancos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El contralor general de la Nación, Carlos Felipe Córdoba, anunció en marzo del corriente año un inventario de más de 900 obras inconclusas en el país; en el presente mes de noviembre en un nuevo estudio realizado por la Contraloría, el número reportado es de 1.193 'elefantes blancos', el 60% de ellos en la costa caribe y el sur del país que suman 8,7 billones de pesos, son obras físicas en colegios, hospitales y proyectos de infraestructura.

El edificio de la Esap en Santa Marta, sigue en obra gris. Elefantes blancos en Casanare por 123 mil millones de pesos, entre ellos, proyectos de vivienda, un megacolegio, agua potable y un parque didáctico. El edificio de la Policía Metropolitana de Bogotá. Escenarios para los juegos nacionales deportivos de Ibagué. El supertanque de agua de Barranquilla con 8 prórrogas paralizado desde agosto de 2018 para beneficiar a 850.000 habitantes, no se ha hecho la conexión a las tuberías madre, capacidad 25.600 m3. Puestos de salud en Cartagena. En el triángulo del café cerca de 30 colegios contratados se quedaron a la mitad del camino y no se escuchan voces de solución a corto plazo. 

El aeropuerto del Café en Palestina, Caldas, calificado por la revista Semana como el elefante blanco más grande y costoso del país, millonarias inversiones en movimientos de tierra y muros de contención en concreto. Los estadios de Ibagué y Neiva colapsados.

Armenia y el Quindío tienen sus propios elefantes blancos, obras inconclusas por falta de planeación, presupuestos mal elaborados y obras mal ejecutadas. El teleférico de Buenavista bate todos los récords, tantos años transcurridos sin definiciones para su arreglo o demolición. En la capital el eterno tema de las 12 obras de valorización, el malecón del mirador de La Secreta, el Complejo Cultural y Turístico La Estación con enredos jurídicos y contractuales. El centro de exposiciones Cenexpo a la espera de una remodelación o su venta a un tercero que lo ponga a producir.

Armenia también tiene sus 'elefanticos': la oreja para ordenar el tráfico en la calle 13 norte con la avenida Centenario. El pavimento de un tramo de vía en la carrera 19A frente a la estación. El centro comercial de cielos abierto La Calle Real. El deterioro de la malla vial. El puente colapsado en el barrio La Fachada. El derrumbe en la carrera 21A con calle 23. Y el parque de Recreación Popular, símbolo de la desidia oficial.

Por último, digamos que si el túnel de La Línea y obras anexas no se termina para el mes de diciembre de 2020 —de acuerdo con la promesa del presidente Duque— muy posiblemente entrará a engrosar la lista de los elefantes blancos de Colombia, 12 años de construcción y 2,8 billones de inversión. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net