Editorial / JUL 11 2020

En medio de todo

Aplausos para cada uno de esos empresarios que en medio de tanta adversidad sigue firme, se mantiene en la legalidad y genera empleo.

En medio de todo

Pese a tanta dificultad e incertidumbre a nivel general por la pandemia y sus efectos y los bolsillos vacíos de muchos, las cifras de renovaciones mercantiles y nuevos matriculados para desarrollar actividades comerciales de manera formal en Quindío son alentadoras. En este caso la realidad le ganó al optimismo y contrario a lo que se esperaba hay fe y los empresarios no bajan los brazos para luchar contra esta adversidad mundial. Este sí es un auténtico ejemplo de resiliencia.

Aplausos para los que renovaron su matrícula mercantil y le siguen apostando a la formalidad, aplausos para quienes hicieron de esta calamidad una oportunidad, aplausos para las 2.508 empresas nuevas —1.051 de ellas beneficiadas con la ley Projoven—.  La formalidad se traduce en múltiples beneficios para quienes transitan por esta ruta y para el desarrollo de la ciudad, eso es lo más destacable. Con la expedición por primera vez o renovación de la matrícula mercantil se abre la esperanza de mantener o crear empleos formales que son los que garantizan cobertura en salud y cotización para pensión.

Con fecha de corte a julio 3, informó la Cámara de Comercio de Armenia, hubo 11.755 renovaciones. Esta cifra, comparada con el mismo periodo del año pasado —que no había pandemia—  es menor pero no tan lejana como se presumía. La disminución fue del 26 %, y aunque este porcentaje se traduce en empleos perdidos, la cifra de cancelaciones este año fue menor a la que se registró, durante el mismo periodo, a la del año anterior. En 2020 han cancelado 1.311 negocios y en 2019 fueron 1.559.

Cada matrícula cancelada es un sueño que termina y un capital que se pierde o que se transforma, pero casi siempre es lo primero y con esto son empleos y calidad de vida lo que también se pierde. Por eso a los comerciantes, empresarios y emprendedores locales hay que rodearlos y premiarles su esfuerzo con fidelidad. La lucha y el objetivo tiene que ser compartido entre los empresarios y los compradores, ese sentido de pertenencia por lo que se comercializa y produce en Quindío tiene que multiplicarse. Quindiano compra quindiano.

Tanto en pequeñas, como en medianas y grandes empresas hubo crecimiento y también por eso hay que aplaudir y apoyar. Este año fueron 42 grandes empresas, 9 más que el año anterior; siguen activas 163 empresas medianas, 38 nuevas empresas de este tipo abrieron en lo que va corrido del año; y se cuentan 583 empresas pequeñas que siguen en pie de lucha, 73 más de las que se contaron el año anterior. Estas noticias son un bálsamo en medio de tanta incertidumbre sobre lo que puede pasar en un futuro inmediato y un estartazo para creer que aunque los días por venir serán difíciles no lo serán igual de duros a los que ya están viviendo los empresarios.

Las cifras reveladas, aunque no son la última palabra y nuevas realidades se podrían presentar, pareciera reflejan que una de las grandes lecciones que va dejando esta emergencia mundial para los empresarios es que ser formal constituye una póliza ante una eventualidad como la que llegó de oriente.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net