Lunes, 16 Dic,2019
Opinión / NOV 13 2019

Esperemos que se imponga el bien

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Por descontado está: se han elegido nuevos gobernantes para los próximos cuatro años. Esta decisión es de obligatorio acatamiento para todos los ciudadanos, pues esas son las reglas del juego; es la ley. 

Y que bueno que así fuéramos de juiciosos en todo sentido para acatar y respetar la ley siempre, pero, aunque suene fuerte y triste, esa no es la verdad. Definitivamente estamos en una sociedad de doble cara, llena de hipocresía, de falsedad, de mentiras y tristemente no se ve cerca una luz al final del oscuro túnel. 

Si es cierto lo que se rumora con tanta fuerza en los espacios publicos, referente a los avales y respaldos políticos y económicos de muchos de los elegidos a ocupar los cargos y escaños más importantes de esta tierra quindiana, creo que no hay mucha esperanza de rescatar los valores que garanticen un futuro limpio y progresista para nuestra región. Mientras no se recupere la ideología y se vote por ella, se seguirá respaldando a una serie de personas decididas a perpetuar el estilo del contrato y el negocio y no del buen gobierno y el bien público.

En líneas generales, Armenia es un caos de ciudad, nada de la autoridad es coherente, parece que estuvieran apagando incendios, un día en un sector, otro en otro pero no hay consistencia, y para ser tan pequeña es una vergüenza tener que reconocerlo así: eso no tiene una explicación diferente a la falta de autoridad, de educación y de buenas practicas de gobierno, o sea, pareciera que las personas que la gobiernan, la orientan, la planifican, no la aman, no están comprometidos con ella o no saben sino mañas: claro con excepciones que no logran imponerse claramente porque, al parecer son coaccionados o simplemente arrinconados a donde no hagan ruido. 

El departamento en las mismas, en general. Las vías cada vez en peor estado, los índices de progreso estancados, la planificación escasa, la comunicación regular, la visión y su desarrollo como destino turístico internacional, muy precaria. Y la gente nada que entiende que cambiar es en grande. Que para elegir hay que estudiar y conocer a quién y por qué, que muchos diputados y concejales siguen siendo de las mismas ‘roscas’ de personas muy, muy cuestionadas. Amanecerá y veremos, pero ojalá que no sigamos viendo detrás de bambalinas a los mismos con las mismas, riéndose en la cara de todos los quindianos que ‘los eligieron’ por el solo hecho de no haber salido a votar o haberlo hecho en blanco. 

Hay que respetar la ley pero es urgente vigilar y denunciar a quien no la respete. No tiene sentido elegir a personas que violan la ley y para eso se hacen elegir: por eso, elevemos una oración para que Dios ilumine a los nuevos gobernantes y también otorguémosles el derecho de la duda: hay mucho cuento maluco por ahí, pero también puede haber mucha esperanza de que no sea sino eso: chismes injustos y maquiavélicos. 

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net