Miércoles, 16 Oct,2019
Opinión / SEP 10 2019

Farsa democrática

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La campaña electoral huele feo, porque como siempre las maquinarias electorales corruptas hacen uso del poder político y económico para imponer sus candidatos, seguir secuestrando la ciudad y el departamento; y lograr su enriquecimiento ilícito. 

Los partidos políticos más corruptos —Liberal, Cambio Radical, la U, el ASI— y sus dirigentes encarcelados y destituidos, montaron el plan A con Piedad Correal a la alcaldía, quien se autoproclamó como la defensora de Armenia; a pesar que no hizo nada efectivo para defender a los ciudadanos del latrocinio de valorización, ni de la mala calidad del agua, ni a los niños de los malos manejos del PAE, ni a los vendedores de la plaza minorista, ni a la población de los estratos bajos que tenían como única diversión, el cerrado y abandonado Parque de Recreación Popular, etc.

Para la gobernación tienen a Roberto Jairo Jaramillo, quien fue jefe de debate de los condenados judicialmente Ánuar Oyola y Luz Piedad Valencia en la pasada campaña al Congreso de la República. Ambos se presentan con cinismo como los candidatos de la transparencia y la independencia. Desde la alcaldía de Armenia, empleados y contratistas están obligados a respaldarlos, entregando planillas con 20 o 30 electores. ¿Qué credibilidad pueden tener con esos respaldos?

Otros partidos igual de cuestionados —Conservador, Centro Democrático y Mira— montaron el plan B con Álvaro Arias a la gobernación. Fue durante 7 años el secretario de Educación de Luz Piedad Valencia e impuesto al cura; con muchos cuestionamientos de corrupción por el manejo del Programa de Alimentación Escolar, PAE. Correal y Arias son de origen partidista, pero engañaron a los ciudadanos con la recolección de firmas para aparecer como independientes, empezar campaña con antelación y terminar avalados por sus partidos. 

Para la alcaldía de Armenia tienen a Luis Fernando Jaramillo desvinculado de la ciudad y sin ninguna experiencia administrativa pública. De la misma manera desde la gobernación todos los empleados y contratistas están direccionados a respaldar estos candidatos. Los aspirantes a asamblea y concejo de los mismos partidos están obligados a respaldar los candidatos de las maquinarias, con el compromiso de obtener una pequeña porción de la repartición burocrática y contractual. 

Como es habitual, el día de las elecciones saldrán abiertamente a comprar votos, con la seguridad de que gozarán de impunidad; la misma que obtuvieron Ánuar Oyola y Libardo Taborda por estos delitos. Esto lo saben los organismos de control y judiciales, pero no hacen nada.

 La única opción independiente con alguna posibilidad de triunfo a la gobernación, es la de Javier Ramírez Mejía. Para la alcaldía no hay candidato independiente con opción de triunfo. La única alternativa para los ciudadanos indignados poder derrotar a los corruptos es salir a votar en blanco, e invitar a los abstencionistas a hacer lo mismo; para que gane el voto en blanco y deban repetir las elecciones con nuevos candidatos. Despierta Quindío, no más corruptos al poder. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net