Opinión / AGO 11 2020

Gotas del oleaje

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En la poesía de Carlos Alberto Agudelo1 se observa muy cerca la belleza, la armonía de las palabras, su rico trabajo artesanal con el idioma: “Detrás de la alacena la flor / detrás de la flor el pájaro/ detrás del pájaro la luz del sol / detrás de la luz del sol/ el pan de cada día/ (…) detrás del asombro del incrédulo el asombro/ detrás del asombro tú/ detrás de ti la mañana esquiva/”.

Vasto escritor con varias obras inéditas, el ilustre hijo de Caicedonia bebió en su juventud de las aguas sabias  de Skiros, la maravillosa biblioteca del notable escritor colombiano Humberto Jaramillo Ángel;  su propio hijo, el ilustre intelectual Umberto Senegal, autor del prólogo, así lo señala: “El adolescente y hábil comprador de café se deslumbró con Huidobro, Neruda, Vallejo, Juan Ramón Jiménez y Lorca. Con decenas de escritores colombianos, latinoamericanos y universales que a través de aquella copiosa  biblioteca llegaban a su vida” —pág 7—.

Con una obra poética sin publicar y otros trabajos periodísticos que inició en el recordado Quindío Libre de Noel Ospina, ya fallecido, colaborador de varios medios, Agudelo afianza su trabajo intelectual como poeta entusiasmado, para el cual no es ajena cierta advocación surrealista, un deslinde con la realidad: ”Tocan a la puerta. Abro, entro. Me invito a un café / lo saboreo. Me pregunto por mí, me contesto que he muerto. No me creo. Me sonrío. Me siento en la cama / donde pronuncio el amor/ (…) desaparezco confuso / entre el cortinaje de la última sombra” —pág 40— sic.

Con muchos oficios y trabajador incansable, el aforismo ha sido una de sus tareas favoritas, gracias  a su formación y a su madurez, afanoso en la búsqueda del saber, gran lector y ahora vertido como maestro en los talleres para las nuevas generaciones en Quindío y Valle del Cauca.

Agudelo —debo repetirlo— es un poeta de la actualidad  de estos tiempos  aciagos, de allí su perplejidad y no pocas veces cierto deslumbramiento: “(…) La espero desde siempre a la orilla de una gota de lluvia / de este ultramundo en el cual habito / Vendrá y me posaré sobre sus escamas / Vendrá para decirle pronto te amo / sirena” —pág 46— sic.

En buena hora la última edición de la Biblioteca de Autores Quindianos, incluyó esta selección de su poesía cuya lectura recomiendo.

Alternancia

En el tema escolar lo deseable sería que en el mediano plazo se pueda alternar educación presencial con educación  virtual, mientras dura la pandemia. Y pronto la presencia escolar. Ojalá.

1) Agudelo Arcila, Carlos Alberto. 2019. La más blanda gota del oleaje. Biblioteca de Autores Quindianos. 150 páginas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net