Jueves, 22 Ago,2019
Editorial / JUL 20 2019

Grito de Independencia

Grito de independencia para honrar a nuestros próceres, pero también a nuestras conciencias e iluminar nuestro juicio cuando nos preguntemos por quién votar y por qué lo haríamos.

Grito de Independencia

Qué mejor que un 20 de julio, para asociar el irredento Grito de Independencia que nos enmarca y remembra la historia nacional, como para acentuar una reflexión sobre el grito de independencia y de libertad que reclama nuestro territorio.

El Quindío y especialmente Armenia harían perfecto coro desde las almas sentidas de sus habitantes gritando una y otra vez: ¡Independencia, independencia, independencia! La historia reciente de la ciudad y su repercusión inevitable en el departamento narra de manera cruda e inapelable una realidad que da cuenta de un establecimiento social y económico sometido a la esclavitud de la corrupción y la politiquería.

La ciudad, su corazón y su erario han estado en permanente secuestro en manos de toda suerte de personajes que sin asomo de escrúpulos se dedicaron no a servirle a la ciudad y al departamento, sino a servirse ellos. En una sistemática espiral de corrupción el saqueo al erario, el asalto burdo e implacable a los recursos públicos y los despliegues alevosos de burocracia y contratocracia han mantenido en estado de coma una ciudad que ha resistido más de la cuenta quizás por ser ‘un milagro’.

Las apuestas políticas decantan filas pero generan confusión y preocupación pues detrás de avales, coavales y presuntos acuerdos programáticos van en la sombra apoyos y auspicios que podrían estar más pendientes de la retoma del poder por sus tétricas necesidades, que de plantearle a la ciudad y al departamento unas alternativas y soluciones que ayuden a recuperar el ánimo del territorio y la confianza en una institucionalidad despedazada por los mismos que han delinquido sin sonrojarse.

Esperaríamos que un acto supremo de independencia de quienes pretenden llegar al poder de la alcaldía de Armenia y de la gobernación del Quindío, ayudaría a despejar las dudas de apoyos y patrocinios que a hoy, serían la cuota inicial de un nuevo secuestro de nuestra gobernabilidad. Tendrían que ser los próximos mandatarios de cada uno de los municipios del Quindío y del propio departamento unos héroes capaces de gritar independencia y libertad como mínimos vitales para gobernar un territorio atestado de problemas, pero sobre todo desbordado por la desesperanza y la abulia.

Un grito de independencia que no solo debe producirse desde quienes lideran las distintas alternativas que pretenden gobernar la ciudad y el departamento, es quizás un grito más grande y contundente desde las entrañas de la ciudad y su ciudadanía con todas las alarmas encendidas para que el establecimiento corrupto no se siga perpetuando en el poder y no disfrace aspiraciones como vulgar engaño a la gente que intenta creer de nuevo en medio del fastidio y el asco que produce lamentablemente la actividad política.

Independencia en los distintos actores y sectores que intervienen en el proceso electoral de manera que por ningún motivo las filas de mercenarios y negociantes electoreros supere el ejército de ciudadanos que en movilización histórica sea capaz de impartir justicia participativa sobre quienes directa e indirectamente pretenden conservar o reasumir el poder que temporalmente han perdido.

Grito de Independencia para honrar a nuestros próceres, pero también para honrar nuestras conciencias e iluminar nuestro juicio cuando nos preguntemos por quién votar y por qué lo haríamos.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net