Sabado, 07 Dic,2019
Opinión / OCT 15 2019

Importancia de la competitividad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En un mundo en constante cambio, las estructuras productivas giran entorno a actividades de mayor complejidad, el mundo no para de moverse y el panorama es cada vez más competitivo, requiriendo actividades de mayor valor agregado que den respuesta a los retos socioeconómicos de las regiones. 

No es secreto que la mayoría del ecosistema empresarial está dado por micro, pequeñas y medianas empresas, responsables del empleo formal como informal y por lo tanto encargadas de dinamizar la economía local. El escenario presente muestra una economía no tan fuerte para el país y la región quindiana, esta realidad permite cuestionarnos tres aspectos: ¿Cómo compito? ¿Qué estamos haciendo? Y ¿cómo lo estamos haciendo?, lo que  lleva a pensar que  los países y las regiones tienen que utilizar marcos de competitividad territorial, donde se identifiquen sectores estratégicos y se prioricen los segmentos de mercado con mayor masa crítica y visión de futuro, por lo que deben ser negocios destacados por su contribución en la economía, por sus aportes en la empleabilidad, su trayectoria y su enfoque en el mercado internacional, deben ser iniciativas con capacidad de jalonar actividades y si es posible movilizar los renglones económicos. 

En tanto las instituciones y gobiernos locales deben apoyarse en instrumentos  de desarrollo territorial, utilizando herramientas ávidas para mejorar la economía como la creación de ecosistemas clúster, lo que se traduce en una especialización de la productividad, esta transformación hacia actividades de mayor valor agregado requiere de generación de confianza, construcción de una visión económica compartida para la ciudad, diseño de mecanismos de cooperación público-privada para el desarrollo económico, definición de una política local de desarrollo económico, construcción de redes de cooperación y colaboración, entre otros. Estando generadas estas condiciones podemos hablar de dar inicio a la comprensión de nuevos espacios de mercado para la industria de la región, donde desarrollemos segmentos de negocio innovadores que converjan en intereses y  forjen el futuro del departamento. 

Por lo tanto, cuando las políticas de desarrollo empresarial se alinean con el deber ser, los territorios funcionan entorno a una visión integral y compartida, existiendo continuidad de las políticas y los programas que permite proyecciones en el corto, mediano y largo plazo, infiriendo esto directamente en una mayor participación del sector privado y capacidad de ejecución de las instituciones locales; dando como resultando mayores impactos. Es esa la importancia de trabajar articuladamente bajo un enfoque competitivo, desarrollando ecosistemas clúster que brinden economías fuertes, bienestar y calidad de vida a los ciudadanos.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net