Jueves, 21 Nov,2019
Opinión / OCT 14 2019

Incoherencia… y protesta

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La semana que pasó y llegando el día del cumpleaños de la ciudad de Armenia, en esta tierra fruto de luchas por la independencia territorial para fundar la ciudad y crear el departamento en una escisión del viejo caldas donde nos trataban de manera desigual, nos encontramos con fenómenos que creíamos avanzando el tiempo mejorarían las relaciones de los conglomerado sociales en cuanto a su gobierno y legitimidad, pero que al parecer se están perdiendo por la intolerancia y falta de formación de los ciudadanos.

El primero es la propuesta de “reglamentar” la protesta que huele más a un tufillo dictatorial e inconstitucional. Recortar parte de los derechos arrancados con la historia y los acuerdos de convivencia, lo que no quiere decir que el Estado no tiene los instrumentos para evitar que ella desencadene en violencia o desorden, el gobierno tiene las normas y las funciones a cumplir para una tranquila y pacifica vida para todos. Y el ejercicio de protesta no puede reñir ni dañar los demás derechos individuales y colectivos. Los desmanes no se pueden permitir, pero para ello ya existen los instrumentos de orden público y autoridades instituidas para ello, sin vulnerar el derecho a la protesta. Esa que nos ha faltado para salir a solicitar la renuncia de los funcionarios corruptos a lo largo y ancho del país.

Y de otro lado la triste realidad de la pérdida de coherencia en las ideas de los ciudadanos y líderes políticos. Se expidió una norma para reglamentar los partidos y su accionar, su financiamiento, pero parece ser que se la pasan por faja los militantes, sus directivos y aspirantes. Se buscaba la coherencia de las ideas y programa en cada organización política, para buscar los fines de mejorar la participación de diferentes tendencias en el gobierno de las comunidades. Hasta se habla de la doble militancia, de la pérdida de las investiduras, peor, hoy vemos candidatos de diferentes partidos en fotos y acto públicos, en los barrios y casa o vehículos publicidad de tres candidatos a tres curules diferentes, de diferentes partidos y los ve recorriendo la ciudad y nada pasa. Es más se habla de partidos que tienen candidatos que apoyan opiniones diversas a las que promueven.

Qué bueno fuera, que volviéramos los ojos, buscáramos nuevamente los valores de una sociedad que los pide a gritos. Echandía decía que el poder para qué, hoy la pregunta es la misma. Tanto derroche de dinero, superior al salario a recibir en el ejercicio del cargo… ¿para qué?


[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net