Editorial / JUL 03 2020

Incomodidad hasta para pagar

No se justifica el mal trato para los contribuyentes y las pésimas condiciones en las cuales los armenios tienen que cumplir con sus obligaciones tributarias.

Incomodidad hasta para pagar

Los recursos propios para un municipio son su salvación, con ellos se paga la nómina y se realizan esos proyectos que tanto reclaman los ciudadanos cuando tributan. En el recaudo de impuestos soportan los gobernantes la esperanza de una buena gestión y de ello depende que un municipio conserve la categoría. Pagar impuestos, por tantos casos de corrupción, produce malestar y si a eso se le suma una pésima logística para el recaudo y un trato que raya en la humillación, ese malestar se convierte en bajo recaudo.

Lo vivido el martes en Armenia, 30 de junio, al cierre de la fecha límite para obtener un descuento en el pago del predial es vergonzoso. No hay derecho que un municipio capital, de primera categoría, disponga de unas instalaciones y una logística paupérrima para atender a los ciudadanos que vienen, con mucho esfuerzo, a pagar para que el municipio tenga con que cancelar las quincenas y hacer realidad gran parte de su plan de desarrollo.

Las colas, inhumanas por demás, que tuvieron que hacer los contribuyentes, desnudan un atraso tecnológico, locativo y operativo injustificable. Al contribuyente hay que tratarlo como lo hace la empresa privada a sus clientes preferenciales. Los ciudadanos que tributan, todos, son VIP, personas muy importantes, pero les toca esperar varias horas de pie, hacer dos inmensas colas -una para actualizar el recibo y otra para pagar y amontonarse en un reducido espacio sin aire acondicionado, nadie les ofrece un vaso de agua o un tinto, y obtener un paz y salvo es otra odisea.

Claro que el municipio tiene sistemas de pago electrónico, pero también sobre esta plataforma hubo quejas, y, aunque tengan recaudo virtual, el presencial debe prestarse en las mejores condiciones. Entrar a la tesorería del CAM da grima, la gente está amontonada, es una sede lúgubre, sin ventilación y oscura. El sistema de información y atención al ciudadano es a los gritos y recae en voz del vigilante de turno.

En lugar de oficinas amplias con salas de juntas para algunos funcionarios, en el centro administrativo municipal debería haber un piso dedicado a recaudo, con pantallas informativas, con varios módulos de información, suficientes ventanillas de trámite, con un sistema de turnos que vía mensaje de texto vaya direccionando los contribuyentes a la casilla que le corresponda y con suficientes sillas para esperar mientras llega el momento de hacer la diligencia.

No es válido excusar la larga espera que tuvieron que soportar los contribuyentes y las aglomeraciones del pasado martes en que el ciudadano deja todo para última hora, no. El día que sea debe haber un excelente servicio, los armenios tienen fama de pagar a tiempo sus impuestos, incluso el recaudo por la contribución por valorización, pese a que no están las obras, no se ha detenido. Eso lo debería reconocer la administración local y adecuar un espacio amable para recibir y consentir a sus clientes que son los contribuyentes, y no ponerlos a esperar un turno bajo el sol o el agua para recibirles el dinero.

Además de las incomodidades, quienes salieron a pagar el último día también se expusieron al contagio de la pandemia, no hubo forma de regular el espacio entre las personas y tampoco un trato preferencial para personas con condiciones médicas excepcionales.

El espacio para una tesorería amplia y moderna existe, solo es cuestión de voluntad y disponer los recursos económicos para recibir y tratar como se merece al contribuyente.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net