Martes, 15 Oct,2019
Opinión / JUL 13 2019

Judas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El contralor pinta con colores irreales la gestión del gobernador, cuando en el fondo lo que existe es un fracaso de gobierno. Luego, intenta por todos los medios levantarle la imagen favorable a un estado de cosas que están por el suelo. El mismo judas intentó en el municipio de Salento a través de la farsa del ‘pacto por el territorio’, que lo vieran como el salvador de la palma de cera. Sorpresa encontró allí —el sábado pasado— una juventud consciente de un judas traidor que vendió por 30 monedas de oro el valle de Cocora. Y le encimaron un bulto de aguacate hass. Sin embargo, otros funcionarios, como el arrodillado del contralor departamental, viene creando un ambiente de opinión dizque de “buena gestión y trasparente” para el jefe de su prima. 

Notable lambonería se destila desde la contraloría al punto de certificar la gestión de judas —periodo 2018— con una de las mejores calificaciones en los ítems correspondientes al control de gestión, control de resultados y control financiero, con un puntaje casi perfecto de 90,4%. De hecho, resalta el contralor el ‘arduo’ trabajo durante 5 meses de sus funcionarios para encontrar los suficientes datos y presentarlos como argumentos para legitimar la ‘buena gestión’. Casi le da un orgasmo religioso. Pero la situación cambia cuando recientemente la Contraloría General de la Nación —prácticamente— le aguó la fiesta a Germán Barco López revelando que en el periodo que él mismo examina encuentran hostias hongueadas, podridas y corrompidas: e incluso concluyó “veintiséis hallazgos administrativos de los cuales quince tienen presunta incidencia disciplinaria; siete hallazgos con incidencia fiscal por $135.850.472, dos para indagación preliminar y un beneficio de auditoría por $1.333.120,14”. 

Quizás los ‘superfuncionarios’ del señor Barco dejaron de lado algunos asuntos importantes sin evaluar, y por ello llegaron a la conclusión que favorece directamente a judas. Ninguna credibilidad entonces puede gozar la Contraloría departamental con su informe amañado. Y recogiendo otro aspecto importante de la Contraloría General, es muy enfática en afirmar el desastre de la gestión por parte de la secretaría de Aguas e Infraestructura aduciendo que “se evidenció una baja ejecución de los recursos a invertir por parte de la administración departamental a través de PAP-PDA Quindío en infraestructura para agua potable y saneamiento básico, demostrando una deficiente gestión administrativa de la secretaría de Aguas e Infraestructura, a cargo del PAP-PDA Quindío”. —Ver informe completo de la Contraloría General—. 

Ha sido un fiasco total demostrado en el sentido de los recursos invertidos sin ningún impacto como también los recursos guardados en los bancos porque no saben qué hacer con ellos. 

Ver pruebas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net