Martes, 17 Sep,2019
Opinión / AGO 22 2019

La ansiedad creadora

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El eterno paisaje quindiano ha florecido con mil tonalidades siempre en la voz de sus cantores. Arpegios que descienden de La Montaña amorosa, anclan en Salamina, tierra de poetas y escritores; el meridiano intelectual subraya la presencia de Manizales en el mapa armonioso del Viejo Caldas, para caer en las breñas de una comarca privilegiada en el universo de las letras.

El Quindío y sus pueblos han sido semilleros sempiternos de inteligencias que ayer y hoy dieron y dan lustre y gloria a los ejercicios del buen decir y el hacer por la cultura terrígena, de proyecciones ecuménicas.

Están vivas las voces del pasado y del presente de este asombroso Departamento cantera de rapsodas y musicales estros: Luis Alzate Noreña, Carlos Mazo adaptado por las musas vernáculas, Samuel Medina Cardona, Baudilio Montoya, José Tobías Trejos, Bernardo Pareja, Helmer González, Guillermo Sepúlveda, Jorge Alzate García, Carmelina Soto, Julio Alfonso Cáceres, Óscar Piedrahíta González, Mario Sirony Vega, Roberto Jaramillo Ceballos, Hernán Guillermo Acosta, José Orozco, Bernardo Gutiérrez H., Jairo Baena Quintero. El traicionero olvido hace que en el tintero de la evocación, queden otros nombres de líricos nuestros por la brevedad del apunte para cantar su gloria.

Un 19 de agosto y el calendario aumenta con los días, se apagó la voz de Baena Quintero; nutrido con la savia poética, era cierta la enjundia en sus venas y en su canto que le llegaba ansioso; notable su inspiración y celeste la influencia creadora de los universales españoles Federico García Lorca en el romance, Miguel Hernández en la poesía social, Juan Ramón Jiménez en las estampas costumbristas. Cantó a la mujer, a la tierra nutricia, al amor.

Multifacético artista de las letras y el pincel, Baena Quintero se adentró en los vericuetos literarios del momento y buceó en el mejor periodismo del mundo, el empírico, que habla de la verdad pura y de los sufrimientos de los de abajo, el pueblo sin redención a través de los siglos. Así, alternando con la cátedra docente en Calarcá, Armenia y Montenegro, este obrero de las letras fundó El Comunero, periódico efímero pero certero en sus denuncias, que hizo época en su accidentada existencia, en instantes negros en el tiempo, oscurecidos por la violencia partidista en la Colombia de la segunda mitad del Siglo XX.

Poeta y periodista. Títulos inigualables para este gladiador de verbo acerado, de pluma humedecida en las tintas del coraje civil que lo llevó en sus últimos años a fundar además, el hebdomadario ‘Claridad’ de gran aceptación por un público pensante, creciendo día a día. Cantó a la libertad, a la paz, al amor, a la vida.

Jairo Baena fue el amigo, el ‘coleguita’. Para su época, se movían las ideologías mundiales de vanguardia. A la epopeya de la Revolución Cubana, brilló el poeta y encumbró la figura del hombre matinal de América, Fidel Castro y los valientes guerrilleros de la Sierra Maestra en la heroica Isla del Caribe.

Jairo Baena Quintero plasmó una obra literaria, poética y de información comarcana, que enriquece la biblioteca, numerosa y selecta, de los autores del Quindío en todas las facetas del arte universal. Solo nos queda hoy, cuando la mano nerviosa se desliza sobre el blanco y sincero papel de la evocación, enviar a sus hijos nuestro fraterno abrazo…

… Fue un 12 de diciembre 2000 el comienzo de la misteriosa “noche que jamás se termina…”

 Había nacido en Montenegro el 19 de agosto de 1923.


Antonio Valencia Salazar


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net