Sabado, 19 Oct,2019
Opinión / JUL 02 2019

La asamblea general de la OEA

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La semana anterior se realizó en Medellín la  asamblea general de la Organización de Estados Americanos —que reúne a 34 países—, con el propósito de tratar la situación política y social de Venezuela y la crisis migratoria, y los desafíos en derechos humanos que vive la región.  

Como está  ideologizada dejó de  analizar la grave crisis social y la numerosa emigración que ocurre en Argentina y en la mayoría de países centroamericanos.

Tampoco analizó la sistemática violación a los derechos humanos  a los campesinos e indígenas  expropiados y desplazados, ni  las ejecuciones extrajudiciales,  ni el exterminio   de líderes sociales y desmovilizados de las Farc, ni las torturas a los militares que inducen al suicidio a miles de ellos; hechos que ocurren de manera sistemática en el país anfitrión.  

 Esta organización  tiene   como propósito lograr en sus estados miembros, un orden de paz y justicia, fomentar la solidaridad y colaboración, y defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial.  Sin embargo, violando sus postulados  de respeto  a la soberanía  y la  libre autodeterminación de los pueblos, ha aceptado en el consejo permanente a un representante   de un líder opositor  que Trump puso como 'presidente interino', porque está  dedicada a derrocar a Maduro.

Su actual secretario, el uruguayo Luis Almagro, tiene una obsesión por el presidente venezolano.  Sus posiciones radicales y beligerantes, que debieran ser conciliatorias,  en vez de unir han dividido la organización. El cerco diplomático y las sanciones económicas  que han promovido contra Venezuela,  son una agresión contra un Estado que está causando enormes sufrimientos a una población inocente, es injustificado y un completo fracaso. Este parcializado secretario al felicitar a Iván Duque por defender la paz y la justicia en Colombia, demuestra  su desinformación  sobre nuestra compleja realidad. En retribución el que dijo Uribe promueve su desatinada reelección.

 Dentro de su estructura cuenta con una comisión interamericana de derechos humanos, que  es un patrimonio en la defensa y promoción de estos  derechos y una esperanza para las víctimas. Sin embargo, algunos países entre ellos Colombia  quería a través de una reforma debilitar el sistema interamericano de derechos humanos, que cumplió 60 años de exitosa  existencia.  Además, pretendió que el exguerrillero Everth Bustamante del 'Centro Democrático'  sin conocimiento y experiencia, ni independencia e imparcialidad fuera elegido miembro de la Cidh. En ambos propósitos fue derrotado. 

Este evento fue mal organizado y muy criticado por la estricta restricción a la participación de la sociedad civil y las víctimas de violación de sus derechos humanos; que a pesar de estar registrados y con credencial les impidieron el ingreso. Y por eliminar todas las ponencias por la defensa de la vida.  La OEA está perdiendo su norte y sesionando a espaldas de la comunidad.   

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net