Viernes, 18 Oct,2019
Opinión / SEP 22 2019

La formación del carácter individual

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En las ciencias humanas de John S. Mill hay que situar su crítica a la noción de naturaleza humana de la cual hace parte la formación del carácter. Desde el siglo XIX existe la esperanza de que las ciencias naturales, como la biología, pudiesen responder a la pregunta: ¿qué es el hombre? La teoría de la evolución y la frenología daban elementos para una respuesta que incluyera la influencia de factores biológicos en la aparición del ser humano. A ello se agrega la antropología como pensamiento de fondo que articula e integra una teoría de la naturaleza humana a factores biológicos, psicológicos, sociales y políticos en la formación del carácter como proyecto liberal de emancipación.

El Sistema de Lógica (1843) de John S. Mill adquiere la dimensión de un proyecto de síntesis que proporciona fundamentos y elementos lógicos para las ciencias con el objetivo de unificar y comparar los métodos de investigación de las ciencias naturales y humanas. En este sentido una ciencia de la formación del carácter hace posible una explicación de las conductas humanas, tanto individuales como colectivas, para la comprensión de los diversos caracteres en situaciones públicas y de convivencia social.

Los rasgos psicológicos presiden el desarrollo del carácter, por eso se propone comprender los diferentes tipos de carácter humano con sus componentes biológicos, sociales e históricos. Si un carácter, individual o colectivo, es el resultado de la interacción de varias causas, si ciertas causas son manipulables, entonces, los individuos y las colectividades son modificables, porque el carácter puede ser educado y reorientado. Esta plasticidad de la naturaleza humana permite analizar el origen de jerarquías de poder, clasificaciones civiles y diferencias de clase, raza y sexo, aceptadas como naturales, normales y no cuestionables. 

El proyecto de vida de Mill se entiende si se tiene en cuenta la emancipación civil y política de las mujeres, en contra de Auguste Comte quien sostenía su inferioridad fisiológica natural; y su oposición a la antropología racial que sostenía la inferioridad congénita de los negros y su crítica a quienes se oponían al sufragio de las clases trabajadoras. La hipótesis etológica de Mill de la formación del carácter viene a ser una hipótesis razonable que da importancia central a la investigación sobre la educación en contra de las explicaciones naturalistas y esencialistas que pretenden hacer inmodificable y manipulable el carácter de un individuo o de una nación, como si las características individuales y las situaciones sociales no se pudieran cambiar. Por tanto, Mill se opone a la visión esencialista del individuo en la medida en que su fundamento, dimensión y aplicación niegan la evolución humana y da lugar a una concepción arbitraria de la formación del carácter.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net