Domingo, 16 Jun,2019
Opinión / MAY 11 2019

La historia sin fin II

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Como he demostrado en mi columna anterior, sencillamente es un ejemplo más de improvisación y falta de planeación por parte de la gobernación. Es una constante anclada sin mecanismos inmediatos para corregir los errores. Y parece que ocurre en todo el sistema de gobierno. Y ocurre también porque en vez de que sus funcionarios y contratistas se dediquen a subsanar las falencias en las inversiones públicas, están obligados a recogerle firmas al candidato del oficialismo eclesiástico.

Y como se presentó en el contrato de obra 047, también se presentó en el contrato 050 de 2018. Cuyo valor es: $591.648.456. Sin embargo, modificatorios tras modificatorios, hacen que aflore la incapacidad administrativa para hacer las cosas bien.  

De hecho, en el segundo contrato aludido, se presenta la misma historia. El primer modificatorio se concretó el día 28 diciembre de 2018, el cual amplía el plazo de ejecución del contrato en 30 días calendario. Pasa de 60 a 90 días. Echándole la culpa a las lluvias de los meses de noviembre y diciembre. 

Vuelve y juega. A dicho contrato el 24 de enero —2019—, las partes acuerdan suspender la obra por un término de tiempo de 5 días. Bajo el pretexto de la conmemoración de los 20 años del terremoto. Reiniciándose su ejecución el día 29 de enero. Luego, se le sigue extendiendo los días al contrato y de nuevo se establece un segundo modificatorio. 30 días más se le asignan. Por lo tanto, se suman 120 días para que se entregue la obra. Y, con ello, la fecha de límite sería el día 4 de marzo del presente año. 

Como no les alcanzó la plata, el día primero de marzo de 2019 se suscribió un tercer y último modificatorio con el fin de adicionar $150.344.811 quedando como valor total a ejecutar $741.993.267. 

Y estando ahí la asamblea departamental, los arrodillados diputados —ellos todos— ni se dieron cuenta de lo que estaba pasando con dichas obras. Solo cuando ingresaban al parqueadero subterráneo de la asamblea, se dieron cuenta que desde el techo se filtraba agua. Y si miramos el piso de la plazoleta, existen grietas donde se nota que le echaron algo para medio cubrirlas. 

Se evidencia entonces que todas estas falencias en la ejecución del contrato, y los eternos modificatorios, tienen desde un principio falta de seriedad en el diseño de los estudios predios. Parece como que el inepto del gobernador está administrando una iglesia. Y obedece también al incumplimiento del departamento, en tanto que no correspondió a una planeación objetiva y responsable para ejecutar los recursos públicos. Misa negra. (ver contrato y modificatorios)

Adenda sacra: Todo hay que decirlo. El servicio de alimentación que presta la fundación Shambala en el hospital San Juan de Dios, es excelente. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net