Opinión / JUL 14 2020

La mala hora de James

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Es muy triste la situación que atraviesa James Rodríguez. El volante no deja de ser noticia por estar atornillado al banco de suplentes o, como ahora, por fuera de las convocatorias del Real Madrid. El pasado fin de semana, su técnico, Zinedine Zidane, respondió que no sabe si James volverá a jugar, sin decir más con las palabras, pero diciendo todo con el gesto de un hombre fastidiado por la pregunta recurrente sobre el presente del colombiano.

James, igual que muchos de sus compañeros, tiene cartel: más de 90 goles en Europa, 22 copas ganadas, goleador del mundial de Brasil 2014 y más de 320 partidos jugados en el viejo continente.

Pero hay algo que siempre ha jugado en su contra: la irregularidad. En sus 10 años de periplo europeo no se ha consolidado como líder de un equipo. En Porto, Mónaco, Real Madrid y Bayern Munich mostró su clase, hizo goles y asistencias de lujo, pero también se ahogó por largos tramos en su inconsistencia.

Sorprende y desconcierta. En la Selección Colombia es un monstruo: organiza, lucha, planta cara. Posiblemente, el cucuteño necesite tener un puesto asegurado para vestir su mejor traje. También pueden ser ciertas sus palabras sobre la desaparición del 10 en el fútbol moderno, o que Zidane busca insistentemente su reemplazo en una lista de recién aparecidos. 

En su primer paso por el Real, fue Ancelotti el técnico que lo sentó; todos odiábamos al italiano. Meses después, tras la poca oportunidad que le brindaba Zidane, al que también odiábamos, se fue para el Bayern Munich, donde tampoco logró ganarse la confianza de sus entrenadores. Volvió al Real y se repitió la historia, y odiamos a Zidane por ‘calvo’ y ‘mala leche’.

Es cierto que es muy difícil ganarse un lugar en medio de estrellas, y más con escasos minutos de juego, pero para eso están los entrenamientos y el replanteamiento de estrategia. Algo similar le pasó a Juan Guillermo Cuadrado. El volante no encontraba la titularidad en el mediocampo de la Juventus, por lo que potenció su habilidad de marca para retroceder unos metros y ubicarse como lateral derecho. Hoy es titular indiscutido y hombre de confianza de Maurizio Sarri. 

James querrá demostrar que puede en el Real, es normal en un lobo herido, pero no sería la primera estrella que tiende a apagarse en la constelación merengue.

Nuestro 10 debe revisar su entorno. Si decide quedarse para callar bocas puede ser un héroe que resurja o un peón que muera en el intento; las mismas opciones que tendrá en otro equipo. Todo dependerá de la fuerza que brote de su alma, porque el problema no es de piernas.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net