Opinión / MAY 31 2020

La vacuna económica 2

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En Colombia con los problemas adicionales de corrupción galopante, de ineficiencia en el gasto público, de un débil sistema de justicia, de inseguridad, de descontento social, entre tantos otros factores, el tema es aún más delicado, máxime cuando los bolsillos de su gran mayoría están seriamente afectados. 

Las empresas que han obtenido beneficio de la actual coyuntura y los más favorecidos por la fortuna, son quienes deben hacer mayor esfuerzo. Pero también es necesaria la reducción del gasto y el manejo presupuestal que tanto espacio permite para el despilfarro, el detrimento patrimonial con proyectos que nunca se concluyen o asignaciones de partidas para otros sin una adecuada planificación que terminan en nuevos fracasos. En el Quindío son cuantiosos los casos conocidos de elefantes, con equipos, maquinaria, materiales, lotes y edificaciones abandonados, deteriorándose sin la utilización debida.

El costo del legislativo en todos los niveles es demasiado alto, incluidos proceso electoral, gabelas que disfrutan sus miembros con tan alta remuneración, equipos de asesores, seguridad personal, para un mínimo tiempo de dedicación y una gestión de dudosa trascendencia por parte de muchos de sus integrantes. Urge insistir en la persecución e incautación de los bienes robados del erario por los ladrones infiltrados en los diferentes organismos del Estado, control a la evasión entre otros mecanismos que poco se contemplan cuando se habla de asuntos fiscales y tributarios. Es hora de pensar seriamente en el mejoramiento del bienestar social de la colectividad, como base del proceso de recuperación. Sin capacidad de compra, el sector productivo tampoco puede recuperarse. En resumen, ojalá esta sea la oportunidad para que nuestro régimen fiscal sea más justo, equitativo, transparente. 

Si las empresas que generan los más altos porcentajes del PIB, las que se han visto más afectadas, muchas llegando al extremo de la quiebra, otras generando alta reducción de sus nominas luchando por sobrevivir, con mayor razón dentro del sector estatal se requieren recortes en los gastos de funcionamiento y nómina, ajustados a la proporción de generación de ingresos que según sus conductores financieros, se han reducido y seguramente se seguirán reduciendo. Al parecer el gobernador actual del Quindío y otros están pensando seriamente en esta alternativa. 

En conclusión, será de mayor provecho aplicar la estrategia de optimizar el uso de los recursos, incluidos los provenientes del orden nacional, para apoyar proyectos productivos, emprendimientos inspirados por la coyuntura actual que generen mano de obra y por ende contribuyen con mayor efectividad al proceso de recuperación económica. Esto ayudaría a la reconstrucción del tejido social.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net