Opinión / MAY 24 2020

La ‘vacuna’ económica I

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Mientras los científicos de la salud en el mundo avanzan en sus investigaciones en búsqueda de la ansiada y urgente vacuna, los del campo económico y social lo hacen en lo referente a las estrategias de recuperación con urgencia similar.  

Es apenas lógico que así sea, pero es también necesario el máximo de prudencia en su estudio, aprobación e implementación con el fin de evitar peores daños con la adopción de mecanismos contraproducentes. La Revista Semana publicó algunas ideas, señalando que viene tomando fuerza la del aumento de impuestos a los recursos de las personas, más que los impuestos a las empresas o al consumo —IVA—.  Hace referencia al planteamiento que ya en ocasión anterior a la actual crisis mundial hizo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, sobre la “baja recaudación fiscal que registra Latinoamérica del 23.1 % del PIB frente al 34.4 % de sus países miembros”. Ahora, retoma su propuesta de subir el impuesto a la renta de los individuos adicional a un alza en el impuesto a la propiedad, más otros sobre medio ambiente. 

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional está planteando medidas para “asegurar la recaudación y fomentar la solidaridad”. Y otro grupo de economistas independientes, partidos políticos, centros de estudio y organismos internacionales, han planteado 3 ideas: 1. Subir el impuesto al patrimonio para las grandes fortunas o establecer un impuesto de solidaridad por una sola vez, propuesto por varios países de la región.  2. Subir el impuesto a la propiedad de las personas, sobre lo cual la Ocde insiste que mientras en sus países está por encima del 1.5 % del PIB, en la región solo llega a 0.5 %. 3. Subir el impuesto a la renta personal, en lo cual se incluyen no solo las inversiones, sino los salarios. 

Aunque estas propuestas son ventiladas en espacios no oficiales, generan gran inquietud, pues de alguna manera han de impactar más sus unidades productivas, por lo que es necesario que los centros de investigación comprometidos en estos temas igual expongan sus puntos de vista con seriedad y buen criterio. La situación es compleja y los efectos de la actual crisis se van a agudizar en la medida que se retrase la normalidad, pero la adopción de medidas desesperadas genera peores consecuencias. 

Los gobiernos en el momento actúan en su rol de bomberos, tratando de apagar el incendio devorador y no hablan de reforma tributaria, pero debemos ser realistas y admitir que es inatajable. Es otro reto ineludible frente a la inequidad y la injusticia social reinante con una proporción inferior al 5 % de la población que concentra más del 95 % de la riqueza. Lo ideal es la construcción de un nuevo modelo económico, más justo y ecuánime.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net