Opinión / OCT 08 2019

Los hombres invisibles

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El gobernador y los alcaldes  están blindados del control fiscal porque Luz Piedad Valencia les impuso a concejales y diputados, la elección como contralores  de Armenia y el Quindío, a  los invisibles James Medina Urrea y Germán Barco López. 

Estos serviles, indignos y desvergonzados intermediarios electorales,  reconocieron  públicamente en su posesión que le debían el cargo a su jefa política. Por eso la corrupción sigue campante. 

El de Armenia vive en Filandia, llega tarde a la oficina, no tiene buenas relaciones con sus colaboradores, no cumple con sus funciones. No vio el peculado ni el detrimento patrimonial de valorización. Se declaró impedido para hacer control fiscal al municipio cuando Luz Piedad estaba en la cárcel, con el argumento que es muy amigo de ella. No ha presentado resultados del control fiscal a valorización, PAE, Fomvivienda, Amable, bicirrutas, ambiental, ni informe de su gestión al concejo. Desde hace varios años le adelantan un proceso  penal  por peculado y prevaricato, cuando era personero de Armenia, el que ha eludido con supuestas incapacidades médicas. Y la Procuraduría le adelanta una investigación por no hacer control fiscal a las obras por valorización.

El del Quindío se declaró impedido para hacer control fiscal a los contratos en que intervenga su prima hermana,  la secretaria jurídica  y gobernadora encargada Cielo López. Aún no se ha declarado impedido para hacerle control fiscal a Circasia, a pesar que fue asesor jurídico y jefe de contratación del mismo municipio. Y aceptó una condecoración  de su exjefe, el alcalde Carlos Alberto Duque, cuando por ética están prohibidas. Yo te condecoro y tú no me investigas. ¿Por qué no hace público el informe del control fiscal realizado a ese municipio y sus hallazgos? 

A pesar de las denuncias  judiciales por malos manejos en la contratación en la universidad del Quindío y la gobernación, que son investigadas por la Contraloría General, que encontró sobrecostos,  y por la Procuraduría  General por irregularidades en la contratación;  presentó informes favorables de las auditorías en vísperas de elecciones. Cuando no se deben realizar porque influye en quienes eligen.   Se dice que ambos tienen cuotas burocráticas en los entes que vigilan, y que a través de triangulación de puestos ubican a sus familiares en la administración pública. 

Que muestren los resultados de su gestión en uno de los departamentos más corruptos del país. Cuántos juicios de responsabilidad adelantados. Cuántos procesos de jurisdicción coactiva. Cuántos los montos investigados y cuántos recursos recuperados. Cuántos funcionarios sancionados. Cuántas denuncias disciplinarias y penales. Cuántos informes de control ambiental y cuáles los hallazgos. 

Las contralorías son invisibles, inoperantes, sin  credibilidad. No hay control fiscal  para atacar de manera radical la corrupción, es indispensable  la elección  de contralores independientes e íntegros, mediante un concurso de méritos realizado por las universidades privadas, sin ninguna injerencia de la clase política. De lo contrario que supriman las contralorías territoriales.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net