Opinión / JUL 14 2020

Mediocridad y poder

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Con los infortunados y tristes acontecimientos políticos, administrativos y de liderazgo registrados en las dos últimas décadas en Quindío, cuyos resultados son ampliamente conocidos, y que han tenido como protagonistas a dirigentes y gobernantes de todos los partidos y condiciones sociales, surge el imperioso interrogante, ¿por qué hay tantos mediocres en el poder?, y es que, por elemental sentido común, es de suponer que a las instancias de liderazgo llegan los más capaces y únicamente para ellos están reservados los cargos de representación, de dirección y de gobierno; es decir, deben ser personas  con formación académica, y por encima de cualquier consideración con solvencia ética y moral, que les permita ver más allá que el común de los mortales, los asuntos económicos, sociales y de la función pública; para así poder gobernar adecuadamente un territorio, con decisiones asertivas y de beneficio común. Pero lo que ha venido ocurriendo en el concejo de Armenia y la alcaldía, es justamente todo lo contrario, hoy en un hecho inédito la ciudad no cuenta con su plan de desarrollo, instrumento necesario para su normal funcionamiento. Hemos visto concejales sumidos en una evidente mediocridad, con debates insustanciales, carentes de rigor argumentativo, tanto que aprobaron artículos dentro del plan de desarrollo, que posteriormente retiraron, pues según ellos mismos, entendieron que son inconvenientes para ciudad y para la alcaldía, pero además inexplicablemente la mesa directiva presentó ante el alcalde encargado Jorge Fernando Ospina Gómez, para su sanción  otro documento diferente; el mandatario hizo lo que en derecho le sugirieron los jurídicos, objetó los dos. La Procuraduría ya se ocupó del tema y llamó a indagatoria al alcalde y a varios concejales para que expliquen lo ocurrido. Pero es evidente que, el ascenso de los mediocres en la jerarquía de poder, no se da solo por sus habilidades políticas y el respaldo de estructuras políticas, pues algunos periodistas y generadores de opinión desde los medios de comunicación y las redes sociales, irresponsablemente estimulan y promueven a personajes mediocres, mostrando virtudes, habilidades, destrezas y valores que no poseen. Estos, a los que me refiero van más allá y ahora se encargan de construir o destruir la imagen de líderes populares y políticos, en una vorágine informativa, en ocasiones con falsas noticias, lo que genera incertidumbres entre los ciudadanos, por eso muy pocas veces eligen a los más calificados para el congreso, las asambleas, los concejos, las alcaldías y las gobernaciones. El otro factor que promueve la mediocridad de líderes políticos en el país, es la forma impuesta en que los partidos y grupos políticos escogen a sus candidatos, pues esa selección la hacen pensando únicamente en la lealtad de estos hacía sus dirigentes, de esa manera aseguran una mayor maniobrabilidad para alcanzar, conservar, aumentar y fortalecer el poder; aunque así envilecen el ejercicio político, no les importa. Los líderes auténticos, no caben allí, pues saben bien que la mediocridad y corrupción van de la mano.     

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net