Opinión / JUN 05 2020

Misión ininterrumpida

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cuando suceden acontecimientos imprevistos, la reacción más común es quedarse expectante y analizando rumbos. Lo anterior significa que se han estado desarrollando las actividades sin pensar en los cambios, simplemente respondiendo el día a día.

Bajo la anterior premisa, debemos examinar cuál ha sido la dinámica de las instituciones a propósito de la COVID-19, pandemia que provocó alteraciones diversas y de las cuales la educación superior no ha sido la excepción.

En ese sentido, recordemos que uno de los ejes misionales de la Universidad del Quindío es la extensión, concebida hoy como tercera misión universitaria y que se refiere a todas las actividades que desarrollamos en respuesta al compromiso social de la educación superior pública. Para ello se ha continuado, en el entorno de la COVID-19, brindando servicios de capacitación, investigación aplicada y asesoramiento a entidades públicas, privadas y ciudadanía en general. 

Cabe mencionar el relacionamiento con la Universidad de Texas A&M para articular alianza que fortalezca aspectos regionales enfocados a la formación de nuestro talento humano en diferentes temáticas y en procesos de emprendimiento, transferencia y desarrollo rural; el proyecto Eco Globos, que sigue obteniendo reconocimientos como el de los premios Latinoamérica verde, en donde clasificó entre los 100 mejores en “manejo de residuos sólidos y producción y consumo responsable”; fuimos semifinalistas con la iniciativa Perfil Tic de una estudiante de administración de negocios, en el concurso Social Skin; los acompañamientos que ofrecemos en temas económicos, de salud y sociales en general, a través de comités e instancias departamentales, municipales y de empresa privada, entre otras acciones. 

Claramente, se ve el puente natural en que se ha convertido nuestra alma mater para interactuar con lo regional; es decir, nos hemos asociado para el bienestar y crecimiento del departamento en estos momentos de incertidumbre. Por eso, hemos puesto a dialogar con el contexto real del departamento, diversas actividades de la institución que antes las circunscribíamos al ámbito meramente universitario. 

Ahora bien, si la Universidad del Quindío ha demostrado su capacidad de respuesta en las actuales circunstancias, ello la compromete aun más a reforzase como el centro de actividad intelectual que impulse estratégicamente el desarrollo desde sus grupos de docencia e investigación, hacia verdaderos procesos de innovación y transferencia. No puede, entonces, sugerirse que la universidad ha sido inferior frente a las necesidades que se detectan en la sociedad; todo lo contrario, dialogamos con pertinencia, creatividad e integración. 

Una conclusión necesaria: si bien este prolongado confinamiento va a pasar factura económica a todos los estamentos de la sociedad, la dinámica de nuestra Uniquindío debe fortalecerse hacia la llamada ‘nueva normalidad’, mediante propuestas alternativas de atención y desarrollo académico; en suma, con innovadoras exigencias de conocimiento útil.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net