Miércoles, 13 Nov,2019
Opinión / OCT 19 2019

Néstor Fabián CR 1

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hace varios años suplantaron mi identidad con el fin de enlodar a uno de los concejales más polémicos del momento. Hicieron uso de mi firma y radicaron una denuncia contra él en Procuraduría por supuestos hechos contrarios a la ley. A él, ni lo conocía.

Lo anterior fue precisamente en el año 2016. No había estallado el escándalo de corrupción de valorización. Me seguían llegando amenazas; insultos de todo tipo supuestamente provenientes del sector político que había perdido las elecciones en 2015. O quizás del sector ganador venían las intimidaciones contra mí como estrategia para que luego les echara la culpa a los perdedores. Aquí hay mucho diablo con sotana. La procuraduría me seguía citando para constatar algunas denuncias que ‘había hecho’ contra una concejala de la capital. De nuevo utilizaron mi nombre, mi número de cédula, y me hacían gastar pasajes que no tenía. 

Un plan perfectamente diseñado para debilitar a una persona con la intención perversa de llevarlo al extremo de empapelarlo judicialmente: de hacerlo ir continuamente ante los organismos de control para bloquearlo mentalmente: “…no podrá dormir, y por el continuo temor de saber que al siguiente día es la cita en la fiscalía, desde su interior, le irá naciendo un miedo que no lo permitirá actuar”. La sicología del poder judicial para destruir individuos. 

Sin embargo, plan macabro que conmigo no les funcionó. Me puse entonces en la tarea de entrevistarme con las personas que supuestamente había denunciado. Primero busqué a Néstor Fabián Herrera —veeduría En defensa de la gente—, y luego a Érika Falla. Concejales de Cambio Radical. En el caso de Néstor Fabián Herrera, por ejemplo, comencé a comprender por qué tenía tanto enemigo político. Es que el tipo no come cuento. Y sobre todo lo perseguían y lo siguen haciendo porque en la época de los hechos venía investigando quiénes se estaban robando el cobro de valorización. La verdad, ningún otro concejal de los actuales se había puesto en la tarea de hacer lo que Néstor Fabián hizo: denunciar a los corruptos.

Al poder político y corrupto de la ciudad de Armenia no le conviene que una persona como Néstor Fabián de nuevo llegue al concejo. Pero los ciudadanos de a pie tendrán garantizado con la persona aludida que nunca jamás se seguirán robando un peso. Viene entonces que así como denunció a los que hoy día están en la cárcel, cuando haga lo mismo con la corrupción existente al interior de la concesión de alumbrado público de Armenia, nos daremos cuenta de que es mucho peor.

Y todo se dará a conocer en el cabildo abierto, que debe de convocar el concejo municipal, en cuyo espacio tendrá el veedor la oportunidad de desenmascarar a los que hacen uso del alumbrado público para llenarse los bolsillos. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net