Opinión / MAY 30 2020

No sabe o no responde

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Así sean pocos los encuestados que acojan estas opciones, preocupa en el mundo actual su desconocimiento y desinterés respecto de algunos temas sustantivos que, por involucrarnos a todos, deberían ser conocidos con amplitud debido a su amplia difusión a través de todos los medios de información. 

Aun así, evitar al máximo la no respuesta es uno de los grandes retos de las encuestas, sin olvidar que el cuestionario es un ecosistema y no la suma de preguntas.

Ante la importancia y consecuencias de este ejercicio, conviene precisar la conveniencia o no de utilizar las opciones NS/NR como abreviaturas de ‘no sabe o no responde’, NS/NC, ‘no sabe o no contesta’, o NS/NO, ‘no sabe o no opina’. 

Estos términos o sus siglas que se utilizan cuando se aplican encuestas, aunque parezca insólito ‘no saber o no responder’ en plena era de las comunicaciones, cuando tanto se utiliza la ciencia y la tecnología, no deja de justificar la formulación de todas las preguntas, más si se tiene en cuenta que Wikipedia y Google no se las saben todas.

Debates sobre la idoneidad de incluir los típicos ítems no sabe/no contesta en las encuestas, han arrojado conclusiones como esta: añadir los ítems NS/NC en determinadas preguntas, evita que el encuestado tome el tiempo necesario para pensar la respuesta que más le compete, ya que muchos encuestados que declaraban no tener opinión, cuando se les animaba a dar una, parecen haber sido capaces de generar respuestas con la misma validez y fiabilidad que aquellos que daban su opinión, incluso cuando no existía la opción NS/NC. 

Por este motivo y pensando en un entorno cada vez más orientado a la interacción rápida, añadir 2 opciones no aporta nada nuevo ni especial al análisis de los resultados, sobre todo teniendo en cuenta que resulta mínimo el porcentaje de encuestados que opta por el NS/NR frente a la aprobación o desaprobación de fondo. 

Apelando a la neurolingüística, Luis Miguel Barral indica que el uso de estas opciones es relativo al tipo de cuestionario, ya que hay que adaptarlo al contexto de cada uno, razón por la cual propone usar dos ítems novedosos: “no sé qué decir” y “prefiero no contestar”, ya que ambos están cargados de matices que no deberían descartarse.

Programar el uso de alternativas con temporizador es un tipo de ítem que se ha utilizado en preguntas de conocimiento espontáneo, pero nunca para este tipo de opciones. 

El uso del NS/NC depende de la cultura, aclarando que el NS puede ser una opción ante preguntas poco claras o difíciles de entender.

Un uso moderado de los ítems NS/NC para preguntas generales, mayor uso en preguntas sobre asuntos personales o de difícil respuesta y por supuesto generalizar el uso en casos en los que exista la posibilidad de una no respuesta, como por ejemplo, intención de voto, racionalizan la empleabilidad de estas opciones.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net