Jueves, 14 Nov,2019
Opinión / AGO 21 2019

Nuestros padres y la tecnología

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Muchas personas han criticado el uso de la tecnología en los niños, muchos han investigado sobre este fenómeno y han dado muchas recomendaciones frente a las conductas de abuso en la utilización de celulares y redes sociales, cada vez más vemos el aumento en el consumo de redes y material interactivo y ha sido de importancia empezar a dar manejo para consolidar un proceso relacional y emocional desde el plano real.

Según lo anterior nos hemos enfocado en los niños y la generación de nativos digitales y no se ha prestado atención a la generación de nuestros padres que están atravesando un fenómeno conductual donde se van dejando envolver en la tecnología hasta el punto de ignorar algunos procesos sociales y familiares. Cuando hablo de nuestros padres, estoy tomando en cuenta las personas que nacieron entre 1960 y 1970, son una generación que tuvo que flexibilizar sus conexiones neuronales al mayor cambio, viviendo cada paso del desarrollo tecnológico.

Cuando nacieron no tenían ninguna de estas herramientas tecnológicas y poco a poco se fue abriendo el paso a cada avance como el computador, luego los portátiles, el celular hasta llegar al celular inteligente. Su transformación y flexibilidad mental ha tenido que ser muy amplia y sus neuronas se han especializado rápidamente consiguiendo funciones que no tenían antes.

Realmente es de aplaudir y analizar esta plasticidad cerebral y la capacidad que han tenido para evolucionar en las acciones y hábitos que en muchos casos para personas de la generación anterior a ellos es casi imposible o se dificulta mucho más.

Sin embargo debemos reflexionar en sus procesos de manejo y hábitos de consumo ya que se han volcado tanto hasta el punto de chocar un poco con los procesos sociales. Fácilmente puedes estar hablando con tu mamá y de repente sin previo aviso termina completamente metida en su Facebook ignorando lo que le dices, los memes, cadenas y mensajes los ven antes que cualquiera, comentan las fotos abiertamente como si fueran mensajes privados y en algunos casos no tienen filtro para realizar comentarios públicos.

He tratado de hacer un análisis en los sitios públicos viendo como las personas de esta generación utilizan sus celulares inteligentes y he encontrado que son muy similares a los nativos digitales, con una diferencia en la dificultad que tienen para realizar varias acciones al mismo tiempo, es decir se involucran completamente en la acción interactiva ignorando por completo lo que sucede a su alrededor, incluso en sus reuniones pueden perder esa interacción con su grupo social, por revisar, compartir memes o comentar publicaciones.

Esto que digo en ningún caso es una crítica a nuestros padres, es una reflexión a entender que este fenómeno puede ser generalizado y requiere de nuestro análisis para no perder los tiempos familiares, los grupos sociales y muchos espacios que son importantes para nuestra vida y bienestar mental.

[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net