Miércoles, 13 Nov,2019
Opinión / OCT 23 2019

Nunca antes, tanta ruina

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Dos semanas corridas de pestilencia y desasosiego  han transcurrido en el Quindío a cinco  días de la elección de gobernadores y alcaldes en Colombia.  Funcionarios sin pudor ni dignidad, subidos en el trapecio al que se trepan los corruptos para avizorar los campos de la ingenuidad ciudadana, acabando con lo poco que queda de esperanza. 

La culpa de la situación,  en cuanto tiene que ver con el periodismo regional,  es de los políticos inescrupulosos que sentados en las mesas de la indecencia pública, convierten a limosneros de oficio en sus particulares y arrodillados quintacolumnistas.  Sujetos carentes de las  virtudes  de la austeridad y la templanza.  Pobres diablos que viven de limosna porque a eso se acostumbraron a partir de la época criminal de la narcopolítica y la contaminación de los medios de comunicación.

Era de esperarse. En Armenia no podía ocurrir otra cosa distinta del escándalo  nacional que otra vez ha puesto al Quindío en la picota pública por obra y gracia de la corrupción política y de una gente que aunque sin cualidades éticas y morales para ejercer el periodismo, lo hacen en medio de un desgreño profesional que deshonra la profesión.  Como se dijo desde La FM de RCN en Bogotá el lunes pasado, esa clase de sujetos no pueden llamarse  periodista y si el trabajo no les da para comer, que se vayan y busquen qué hacer  entre la carroña y la escoria.

Sorprendió en este proceso que termina el domingo la conducta de Sandra Bibiana Aristizábal Salet, sobreviviente del terremoto moral que promovió la corrupción de la administración a la cual perteneció en tiempos del malogrado sujeto que ahora huye de la justicia, aquel que fuera su socio y mejor amigo en los años de la perversidad sin límites, cuando su relación anormal con David Barros. La habilidad de Sandra la dejó fuera de peligro y aunque señalada por la opinión durante varios años, había alcanzado la gracia de la desmemoria gracias inclusive, al mejoramiento de sus compañías sentimentales. 

¿Qué hace ahora esta señora presionando a  los funcionarios del municipio de Armenia para que voten por su hermano  a la asamblea y por Piedad Correal Rubiano a la alcaldía de la ciudad? ¿Qué está armando con Armando?

La opinión pública tiene claro el daño que a la candidatura de Piedad Correal le han hecho todos aquellos que en el reciente pasado de la historia política de Armenia  han llenado  de escoria el Palacio Municipal  dejándolo con olor a letrina urbana.

No queda más que cumplir la orden de la conciencia, que en mi caso me pide votar por quienes no tienen cola con cadenas presidiarias. Lo haré por Javier Ramírez Mejía, candidato a la gobernación,  y por Luis Fernando Jaramillo Arias, a la alcaldía de Armenia. Me soporto  en el capital ético y moral que tienen estos dos caballerosos ciudadanos.


@jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net