Opinión / MAY 06 2020

Potencial humano

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los seres humanos tenemos más capacidades de las que pensamos, somos capaces de conseguir lo que queremos, de proyectarnos como personas, de modificar nuestros pensamientos, de realizar cambios en nuestra vida en el momento que queramos.

Nuestra cultura tiene un dicho que está completamente reevaluado y es: ‘Loro viejo no aprende a hablar’. Es completamente erróneo, ya que los seres humanos podemos aprender durante toda nuestra vida, podemos aprender desde que nacemos hasta que morimos. Cuando interactuamos, estudiamos, trabajamos o hablamos, estamos permitiendo conexiones neuronales nuevas y se genera un aprendizaje.

En el transcurso de nuestra vida tenemos múltiples aprendizajes a partir de nuestra experiencia, aprendemos a pensar, sentir y comportarnos y construimos un repertorio básico que podemos ir potenciando en la medida que tenemos una nueva interacción o experiencia. Algunos teóricos hablan sobre lo anterior, refiriéndose al aprendizaje significativo, este se da a través de la mezcla entre la experiencia y las emociones que se dan a partir de esta.

Si reflexionamos más sobre el potencial que tenemos, es como si dijéramos que tenemos una red compuesta por puertos infinitos y posibilidades infinitas de conexión, es una red más amplia que el propio internet. Algunas personas que hablan de nuestro potencial, argumentan que lo aprovechamos en un bajo porcentaje y que en la mayoría de los casos no sabemos cuánto más puede explorarse.

Tal vez podemos avanzar mucho más en este aspecto, conseguir desarrollar completamente nuestro potencial, avanzar más en el proceso de pensamiento, comportamiento, emoción e inteligencia. 

En este momento nuestro cerebro está cambiando a una nueva forma, está asumiendo este cambio adaptándose rápidamente para poder ser distintos, tal vez la nueva forma incluye mucho más el valor trascendental de la conducta y la emoción, ya que construiremos culturas enteras llevadas a lo mental, al poder de lo sensorial y a la importancia de saber llevar tus sentidos a lo que quieres.

Lo anterior es algo que puede hacer nuestro cerebro desde antes, pero que ahora necesitamos para conseguir ese equilibrio y seguir siendo felices, veámoslo como una oportunidad, no como la frase trillada de reinventarse que tanto escucho por estos días, todo el mundo dice: “Tenemos que reinventarnos”, yo pienso que no es una reinvención, es más bien un aprendizaje hacia una nueva forma de vida utilizando ese repertorio básico que tenemos y que es tan importante también para poder consolidar ese crecimiento paulatino.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net