Editorial / AGO 09 2020

Protestar y aportar

Es tan válida y necesaria la protesta del ciudadano ante normas consideradas como abusivas e innecesarias, como necesario el ejemplo de quien se queja para que su lamento sea escuchado.

 

Protestar y aportar

Con los ánimos un poco más calmados después de la tormenta desatada por un decreto extremista, radical y atropellado, expedido por la alcaldía de Armenia, conviene reflexionar sobre las motivaciones del mismo y darle espacio a la autocrítica sobre la responsabilidad que le cabe a la ciudadanía en general para evitar que el amenazante virus golpeé esta parte del país con la misma furia que ya lo está haciendo en la mayor parte del territorio nacional. No fue fácil pero la alcaldesa designada terminó cediendo ante la solicitud generalizada de la población para morigerar los detalles de la norma, no generar tanto daño innecesario y enviar un mensaje de alerta a la población sobre la importancia del autocuidado.

Ha aumentado la ocupación de camas UCI en Armenia, único municipio del departamento con capacidad para atender pacientes críticos de COVID,  y la cifra diaria de contagiados es mayor a la que se venía presentando, por eso era necesario adoptar medidas, no tan extremas como el decreto municipal firmado el jueves en la noche, pero había que hacer algo. Las acciones deben ser preventivas y no reactivas, este es el momento para actuar, no cuando las unidades de cuidados intensivos estén copadas y la capacidad médica sea inferior a la necesidad de los pacientes contagiados.

Basta con un simple ejercicio de observación para confirmar que en la capital quindiana el autocontrol no está operando. Todo lo que los expertos habían recomendado —distanciamiento social, uso adecuado de mascarillas, alerta con mayores de 70 años y niños— parece ignorarse y aunque las cifras oficiales de contagiados siguen estando lejos de una alerta roja, es válido el toque de queda, no tan extremo, para atenuar el impacto negativo del virus y sobre todo transmitir a los armenios la importancia de la autorregulación para evitar medidas extremas como la que se pretendió implementar.

Un día después de la protesta generalizada se confirmaron dos fallecimientos en Armenia por la pandemia y veintiséis nuevos contagiados, noticias que demuestran la pertinencia de acciones nuevas para frenar la expansión del virus, no tan dictatoriales y extremas como las últimas que terminaron atestando un nuevo golpe a varios sectores productivos en la ciudad, pero sí nuevas para evitar tener que lamentar una cifra creciente de fallecimientos por el patógeno. 

Están a tiempo el gobernador quindiano y los alcaldes de considerar controles severos y permanentes en las entradas del departamento y las municipalidades, y de adoptar acciones para evitar focos de infección en donde verdaderamente se esté propagando el contagio. 

Está claro que no hay posibilidad de parquear un policía en cada esquina del centro o tener una patrulla por cada barrio de la ciudad haciendo respetar el pico y cédula, evitando aglomeraciones y deshaciendo fiestas y partidos de fútbol, y por eso cada uno de los ciudadanos —comerciante, empresario o empleado— que protestó con vehemencia ante el por fortuna modificado decreto del ejecutivo local, debe dar ejemplo y convertirse en un veedor del autocuidado para que entonces la protesta haya valido la pena.

La semana que mañana comienza es definitiva para marcar el rumbo de lo que debe ser la estrategia de contención del virus por parte de las autoridades locales. Si el ciudadano no da ejemplo su protesta perderá peso y de paso le dará argumentos al ejecutivo local para volver a considerar como necesario lo que hace unos días fue rotulado como un atropello. Sí, hay derechos, pero también deberes.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net