Lunes, 18 Nov,2019
Opinión / NOV 12 2018

Proyecto educativo y elecciones en la UQ

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El Proyecto Educativo de la universidad del Quindío 2016-2025 establece como su propósito misional contribuir a la transformación de la sociedad, mediante la formación integral desde el ser, el saber y el hacer de líderes reflexivos y gestores de cambio. En su visión se compromete a que en el año 2025 la universidad se consolidará como una institución pertinente-creativa-integradora.

Cumplir estos propósitos requiere una premisa básica: todos y cada uno de los procesos, procedimientos, acciones comunicativas y estratégicas deben estar dirigidas a la formación integral, entendida como un proceso continuo, participativo, coherente, orientado a potenciar todas las dimensiones del ser humano tanto ética, estética, cognitiva, afectiva y sociopolíticamente para su realización plena.

No hay duda pues, que los procesos internos para elegir representantes al consejo superior de la universidad y a sus directivos debe ser uno de los momentos más limpios, transparentes y educadores de la institución. Las elecciones del 3 y el 6 de noviembre pasado generaron varias quejas que le llegaron a este columnista que comparte a la opinión pública y que podrían acreditar una respuesta de los aludidos. 

“Realizar elecciones en medio de una situación de anormalidad académica y por fuera de la institución, no permitía la exposición de los candidatos sustentando sus programas, la presencia de concejales de reconocida trayectoria clientelista trasladando en buses lista en mano y en fila a los electores, condicionar la continuación de contratistas a recoger por lo menos diez registros electorales, explica la obstinación de negar el aplazamiento de las elecciones; dejando a merced de las redes y de las asimetrías del poder montar engranajes electorales que mueven intereses de políticos tóxicos diferentes a los consagrados en la misión formadora de la universidad,”

La universidad será pertinente si logra que todos sus procesos sean formadores y educadores para la sociedad, será creativa si logra innovar, generar procesos y procedimientos de participación transparente en sus elecciones internas y será integradora cuando estos procesos se realicen sin generar temor, sin amenazas, sin autoritarismo que convierten las diferencias en divisiones, desarticulan la comunidad universitaria, empobrecen el ambiente laboral y académico suscitando sospecha, zozobra, y desconfianza.

La universidad debe hacer un esfuerzo para que las elecciones y consultas se conviertan en procesos formativos de ciudadanía. Con todo, no hay que perder de vista que las universidades son escenarios donde se expresan los conflictos sociales, pero el desafío es precisamente la depuración ética, estética, y cognitiva de todos los actores que la conforman como ejemplo social.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net