Editorial / ABR 07 2020

Prueba de fuego

Les correspondió a los alcaldes quindianos despegar su gestión enfrentado una pandemia para la que ni siquiera las potencias mundiales estaban preparadas.

Hasta hoy, las cifras y los hechos, un mes después de haberse informado el primer contagio de coronavirus en el país, confirman que los alcaldes de los municipios quindianos han actuado acertadamente para mitigar el número de afectados por la pandemia. Aunque se mantiene un estado de incredulidad sobre la realidad de las cifras de contagiados y fallecidos en el país, dada la imposibilidad de procesar oportunamente el número de muestras recibidas en el Instituto Nacional de Salud, no hay duda que los mandatarios locales se han puesto las botas y han obrado con firmeza y mucha creatividad. Le han plantado cara a este monumental reto.

Ni las potencias mundiales como China y Estados Unidos, ni el resto de países desarrollados, ningún departamento del país y mucho menos alcaldías municipales estaban preparadas para hacerle frente a esta enfermedad. Por eso hay que valorar lo hecho, hasta ahora, por los líderes de gobierno de los municipios en esta parte del país. Administrando pobreza, pero con mucha decisión, han coordinado lo necesario para evitar que sus precarias infraestructuras de salud colapsen. 

Hasta ahora, 7 de los 12 municipios del departamento del Quindío siguen inmunes ante el contagio. Y eso que esta parte del país supone un alto riesgo de propagación de la pandemia por el gran número deturistas que llega y permanece, además de la elevada cifra de familiares de habitantes de este departamento, que una vez conocida la emergencia mundial, decidieron regresar a casa. De los 23 casos confirmados por el INS, positivos para COVID-19 en Quindío, 17 fueron en Armenia. En el resto de los municipios, hasta hoy, los controles y medidas han dado resultado. Otra cosa es que la cifra de contagiados se dispare y muestre otro panorama, una vez los laboratorios en donde se procesan las muestras mejoren su capacidad de reacción.

En Génova, libre de contagios, instalaron una artesanal cámara de aspersión y desinfección a la entrada del municipio, nadie entra sin pasar por este control. Salento, el municipio más turístico de esta región, tampoco confirma contagiados, allí hacen desinfección de calles. En Buenavista, otra municipalidad que ha podido mantener su población a salvo del virus, los empleados públicos optaron por hacer domicilios para evitar que los residentes abandonen su lugar de confinamiento. Quimbaya implementó, además del pico y placa para para población urbana, el pico y campo para habitantes de la parte rural. 

Varios alcaldes, entre ellos los de Circasia, Calarcá y Armenia, decidieron empatar el fin de semana de toque de queda con la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno Nacional. Pese a la advertencia del ejecutivo nacional, los alcaldes de este departamento mantuvieron en firme las medidas. Acertaron. Incluso algunos se adelantaron a controles más extremos como el cierre de fronteras tal como aconteció en el municipio libre y les funcionó. Dura prueba para los recién posesionados alcaldes, la mayoría de ellos jóvenes en las faenas públicas, pero han estado a la altura de las circunstancias.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net