Viernes, 22 Nov,2019
Opinión / OCT 10 2019

Qué es más importante

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La propuesta que planteó el presidente de Fenalco de reformas al sistema laboral acompañado con el informe del creciente desempleo que tiene Colombia, ha generado toda clase de reacciones como era de esperarse.

Más que rechazar o aceptar, es el momento donde gobierno, sociedad civil, empresarios y centrales obreras deben iniciar diálogos y acercamiento para que en forma conjunta sugieran alternativas viables, subsanando esas diferentes posiciones, que siempre por ellas ha sido difícil, encontrar verdaderas soluciones.

No es época para que el gobierno, empresarios, centrales obreras se cierren en sus puntos de vista tradicionales, al contrario, es un momento crítico, que merece de parte de todos revisar si han sido o no culpables del daño que hoy sufren millones de colombianos, quizás fundados por celos políticos, egos encontrados o por el abuso de los poderes, aprovechándose de esa ignorancia del pueblo.

En un mundo tan globalizado donde todo cambia y el ser humano es reemplazado fácilmente, son razones válidas, que, si no actualizamos o cambiamos esa visión empresarial y sindical, siempre se generará escasez laboral, acompañado de su informalidad y agrietamientos sociales.

Si la controversia de hoy es por la propuesta de cambios al sistema laboral por su alto costo al empresario, pregunto: ¿Y la revisión del millonario costo de la nómina de los funcionarios de todos los niveles, que pagan los ciudadanos con sus impuestos, cuándo se efectuará?

El problema no es de un solo sector, es Colombia la que sufre y, por respeto y transparencia, debe incluirse desde ya esa reforma, pues sus costos, beneficios salariales y prestaciones son billonarios, generando una gran desventaja injusta, que no corresponde con la realidad creciente del desempleo. Ejemplos claros, el sistema pensional, pues los costos billonarios que gira la Nación por el pago a los subsidios en pensiones dicen todo y con una reforma pensional, que también está en espera por millones de colombianos, sin saber qué pasará y cómo terminará.

A pesar de que estamos en una época electoral, critica, donde a muchos o unos pocos no les interesa este problema, no quisiera creer que el gobierno, sociedad o negociadores, pensaran como lo expresa en su artículo, Thierry Ways, publicado en El Tiempo, que dice: “Quienes insisten en endurecer la legislación y aumentar los costos de contratación muestran una enorme indolencia hacia la gran masa de desempleados y trabajadores informales”.

Ante esta situación, un pueblo que no lee, ni le interesa el rumbo de la Nación, ni cuestiona ni reclama, con unos líderes, unos cuestionados éticamente, pregunto:

Entonces, ¿qué es más importante hoy para funcionarios, empresas privadas, sindicatos, sociedad civil y desempleados: ¿La reforma laboral o la pensional?

 

Juan José Orrego López

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net