Miércoles, 22 Ene,2020
Opinión / DIC 10 2019

Recuperando valores

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Caminando nuestra región se puede encontrar todo tipo de talentos,  me encontré con un cantante y compositor quindiano, que con un grupo de niños del barrio La Mariela ha escrito una canción de Navidad llamada Quiero entender, dedicada a recuperar las tradiciones y el compartir en Navidad, su nombre es Víctor Narváez  conocido como Viko, talento de nuestra región, uno de los miles que tenemos en todos los campos, que nos hacen  pensar y volver a nuestras tradiciones tan valoradas en otras regiones, hoy es el inspirador de la columna.

El año tiene 365 días, de los cuales la mayoría la pasamos en actividades propias de las  labores que hacemos, pero  hay una  época que  tiene algo  muy especial,  todo cambia en el aire, en el firmamento, la naturaleza, en el ambiente del hogar, todo se siente  lleno de  alegría y felicidad, es la llegada  de la Navidad.

Vivimos en un mundo lleno  de noticias no muy agradables, de tecnología que invade el hogar y el sitio de trabajo, donde el ser humano  parece un autómata y donde los valores son golpeados  hasta  casi destruirlos, lo que nos ha llevado a ser una sociedad insensible en decadencia, donde uno no sabe cuál es el fondo de  lo malo, que nos lleva  a escuchar  noticias terribles, desde violaciones a niños y muerte  hechas por sus propios familiares o  hijos que tiran a sus padres a las calles  para que se mueran de hambre, enfermedades o  de frío. 

Seres humanos que venden  drogas que destruyen niños y a sus propios padres, empresarios capaces de  usar  la corrupción  como medio para lograr sus  metas,  ciudadanos  a  los que  no les importa   el otro en su barrio o su ciudad, capaces de  tirar la basura en la esquina o en la avenida, o que en  muchos casos ni conoce a su vecino. 

Es el momento de compartir, de sacar el espíritu de la Navidad, de  recuperar los valores, donde la  familia  esté unida, donde los niños dejen  a un lado la tecnología y  jueguen a adivinar si hay tristeza o felicidad, que puedan correr de  novena en novena, que griten, que salten, que gocen la vida. 

Los problemas y enojos solo sean cosas del pasado, los niños puedan preguntar  a sus padres y compartir con ellos. Donde se vuelva  a vivir el compartir con los demás, con los vecinos, amigos o compañeros de trabajo, con un delicioso plato típico de la región, como lo hacían nuestros abuelos o se hace en las fincas de nuestro Eje Cafetero. 

Es el momento de decorar nuestras  casas,  las calles el barrio, de  vestir de colores y luces cada pueblo de nuestro Eje Cafetero,  tanto para los visitantes como para los residentes que se sienta el calor de la Navidad de nuestra región. Es el   momento  donde lo material y el dinero debe ser  lo menos importante, donde  lo que vale es el compartir, la felicidad, el amor y la familia.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net