Sabado, 20 Jul,2019
Opinión / MAY 29 2019

Reina el abandono

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

No son pocos los sectores de Armenia marcados por el desamparo del gobierno pero también de los ciudadanos idos de los comportamientos cívicos que en la ciudad hicieron historia cuando hombres y mujeres ayudaban a construir centros de salud, a cuidar y proteger los parques, sus jardines y puntos de referencia para el bienestar de los mayores, sitios para la lectura y lugares en los que era fácil inspirarse y recrearse.

El desamparo y la desatención que se evidencian hoy día en todos los parques; Fundadores, Sucre, Uribe Uribe, plaza Bolívar, El Bosque, etc. y 100 etcéteras más, son culpa de la negligencia colectiva. No hay fuerzas cívicas impartiendo ejemplo y educación ciudadana.

La desidia oficial y ciudadana ha aceptado que de estos lugares se hayan apropiado consumidores de estupefacientes, vendedores de antihigiénicos comestibles, indigentes que duermen indiscriminadamente en diversos sectores de Armenia y que hacen locha a cualquier hora del día produciendo olores nauseabundos, pues también los usan como orinal o inodoro, tal cual sucede en los alrededores de la iglesia Catedral. 

La administración le ha puesto mano al parque de los Fundadores, algunos de nuestros gobernantes pese a los pecados de la corrupción de la que no pocos de ellos han sido protagonistas inescrupulosos, se han empeñado eventualmente en su vigilancia, pero para los indolentes y vulgares caminantes en posesión de este bello inmueble público de la ciudad eso no importa, como no les interesa a quienes todos los días son testigos de no pocas inmoralidades.

Estamos viviendo sin ningún compromiso con nosotros y con el agravante de que temas como este no conmueven. Gusta más el reclamo político, la denuncia, los comentarios en los que denunciamos la corrupción, a pesar de que no ha llegado el medio día cuando la mayoría está desentendida del contenido de estas notas. 

En todo caso no hay que resignarse, en el civismo desaplicado de hoy, hay que creer y pensar en que más temprano que tarde guardianes de la heredad estarán de nuevo con vigor y amor por la ciudad haciendo uso de los recursos del civismo. Ser cívico es igual a ser excelente ciudadano.

Claro que se dice con mucha frecuencia en los medios cuando se produce la captura de un criminal, que: “en poder del ciudadano fue hallada una pistola calibre 9 milímetros, 8 cédulas, y media libra de estupefacientes que igualmente llevaba dentro de sus sucios calzoncillos”.

Para llevar el título de ciudadano se debe ser patriota, cortés, decente, honrado en toda la extensión de la palabra, atento y sociable. 

Los títulos de honorable y ciudadano le caben a quienes son hombres de honor, caballeros de bien, es decir, ciudadanos.
 

Twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net