Domingo, 18 Ago,2019
Opinión / JUL 21 2019

Sapos de indignación

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Tantos hechos indignantes que a diario nos toca tolerar a los colombianos, ratifican la vulnerabilidad de nuestro sistema de justicia, frente a la indiferencia cómplice de quienes deben introducir las reformas que tiendan a subsanarlas y a cerrar boquetes que ofrece a todo tipo de delincuentes.

Mientras sean los personajes encargados de promover y aprobar los cambios, quienes primero analizan la forma como tales normas afectarían sus mezquinos intereses e ingeniarse los mecanismos que les permitan salir de sus enredos potenciales con la justicia, será imposible pretender contar con una legislación fuerte, severa, objetiva, libre de fueros, sin beneficios exclusivos para ellos mismos. Sapos de indignación que a diario nos toca tragar escuchando noticias de jueces que, supuestamente amparados en normas vigentes, arruinan el trabajo serio, riesgoso y costoso de las autoridades de policía, dejando libres a peligrosos delincuentes no obstante las evidencias de los delitos, por leves fallas de procedimiento. Ejemplos como del peligroso “rompevidrios” en Bogotá o el individuo que en La Tebaida intentó asesinar a su expareja beneficiado con “casa por cárcel”. Por Dios, ¡hasta cuándo tendremos que seguir soportando tamaños desafueros, no hay derecho¡ En otros niveles, la indignación crece. Mientras en países vecinos procesan y encarcelan sin consideración expresidentes, en Colombia nada; las cifras de corrupción crecen, los responsables reciben penas mínimas y las cuantías  a reintegrar son ínfimas. Entre tanto la miseria crece y la carga de impuestos aumenta para cubrir huecos fiscales resultantes de tales desafueros.

Juan Gossain publicó en El Tiempo un interesante análisis sobre Singapur, cuya lucha

contra la corrupción, lo convirtió en “Milagro económico y legal”, líder mundial en educación y salud. No hay mínima tolerancia hacia quien defrauda al Estado, sea quien sea. La frase “Si de verdad queremos derrotar la corrupción, hay que estar listos para enviar a la cárcel, si fuere necesario, a nuestra propia familia”, fue lanzada a raíz de la caótica situación desatada en ese pequeño país asiático, sede de las financieras más importantes del mundo, con desfalcos y trampas de dinero escandalosos. Hoy Singapur, es el sexto país más rico del mundo. Legislación penal implacable, educación en ética pública, contratación no amañada, rotación de funcionarios, revisión permanente de sus cuentas bancarias, propiedades y estilo de vida, han sido claves para su victoria. Debió acudir a la pena de muerte, que los corruptos, delincuentes aplican a diario a personas inocentes al no satisfacer sus necesidades vitales, porque les roban hasta su dignidad. ¿Colombia algún día dará grito de independencia a tan terrible tiranía?


Twitter: @Alarce4

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net