Editorial / JUL 12 2020

Se reciben hojas de vida

Quien ose postular su nombre para dirigir los destinos de la capital quindiana debe ostentar varios galones en sus hombros.

Se reciben hojas de vida

Ni siquiera un día duró en el escritorio del gobernador de Quindío la terna presentada por las directivas nacionales del Movimiento Alternativo Indígena y Social, Mais, con la que pretendía esta colectividad tuviera el mandatario departamental para elegir el remplazo temporal del alcalde suspendido de Armenia José Manuel Ríos Morales. La terna fue devuelta, por fortuna, pero queda una gran preocupación porque pareciera que el Mais, además, no tuviera claro el tamaño de la responsabilidad que va a asumir la persona que escoja Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas.

Lo del viernes pasado deja un muy mal precedente. Desde el desayuno se sabe lo que va a ser el almuerzo, decían los mayores y es verdad. No es serio que un movimiento político nacional no tenga claro el reglamento para postular hojas de vida para un alcalde de ciudad capital cuando sobre quien es elegido por voto popular pese una suspensión o sanción disciplinaria. Dice la ley 136 de 1994 que para ser alcalde el aspirante debe ser ciudadano colombiano y haber nacido o residido en el municipio que aspira dirigir. Ese fue el detalle que no tuvieron en cuenta los del Mais y por eso el gobernador, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, devolvió la terna. Increíble.

Además del yerro cometido por el Mais, la terna postulada por este movimiento no solo generó sorpresa entre los armenios sino preocupación. Puede que los ternados sean personas probas pero a juzgar por su experiencia profesional están lejos de lo que hoy necesita la capital quindiana. Armenia es un potro salvaje que además de mucha inteligencia y mano fuerte, requiere de quien la quiera montar experiencia para que dure lo que tiene que durar sobre sus lomos hasta que la turbulencia pase. No necesita la ciudad un habilidoso politiquero o mandadero o un curtido y mañoso negociante, la ciudad capital de Quindío añora un buen gerente, conocedor de la hacienda pública, con sensibilidad y amor por la ciudad y un gran relacionista público.

La lista de problemas del municipio de Armenia es larga pero solo a manera de recorderis algunas de las urgencias locales para que quien vaya a asumir la alcaldía, así sea de manera temporal, lo tenga en cuenta: reperfilamiento de la deuda, obras de valorización convertidas en el papá de los nudos gordianos, desempleo en aumento, bajo recaudo de impuestos, nula capacidad de endeudamiento, poca confianza de la banca, pandemia y pospandemia.

A ver si el movimiento social e indígena que respaldó a última hora la candidatura de Ríos Morales entiende de una vez por todas que quien postulen y luego elija el gobernador no puede llegar a improvisar ni a ensayar, la realidad local es muy diferente a la de años atrás, en poco tiempo la ‘Ciudad Milagro’ quedó en cuidados intensivos y para sacarla de allí se necesita algo más que acreditar un contrato de prestación de servicios en el sector público o una consultoría en algún organismo nacional. 

No son pocos los gallinazos surcando el cielo local ni ingenuos los buitres y las hienas apostadas a cada costado del CAM esperando agarrar un buen pedazo del presupuesto local y para espantarlos también va a necesitar el nuevo alcalde además de valentía estar muy bien rodeado.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net